Metrodelegados buscan salida política

Metrodelegados buscan salida política
Anticiparon que habrá conflicto "antes de fin de año" y dijeron que Metrovías puede seguir en el subte sin subsidios.
Claudio Mardones.

El conflicto por la transferencia del subte entre Ciudad y Nación sigue sin luz al final del túnel, pero uno de los principales jugadores sindicales de la contienda comenzará a buscar alternativas para encontrar una salida al conflicto que podría agudizarse a partir del 31 de diciembre, cuando el estado federal deje de subsidiar el boleto que actualmente vale 2,50. Según los metrodelegados reunidos en la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), la crisis se complicará mucho antes de fin de año y, para evitarlo, analizan solicitar una serie de reuniones con el jefe de gobierno Mauricio Macri y con los presidentes de todos los bloques dentro de la Legislatura porteña, con el PRO incluido. "No es una decisión tomada, pero lo estamos analizando dentro del sindicato, y en las próximas horas vamos a confirmar de qué forma lo canalizaremos", anticipó a este diario Roberto "Beto" Pianelli, secretario general de la AGTSyP. Desde el gobierno porteño, los principales voceros del alcalde se mostraron sorprendidos por la posibilidad de que esa iniciativa ocurra, "pero si sucede, canalizaremos el pedido", contestó un funcionario del gobierno PRO, que no se animó a confirmar si el alcalde recibiría a los metrodelegados.

La búsqueda de nuevas alternativas al conflicto más complejo que experimentó el subte porteño ocurre cuando restan 95 días para que la Casa Rosada deje de enviar los últimos 360 millones de pesos en subsidios para sostener la tarifa del subte y luego de que ambas administraciones confirmaran que no destinarán "un solo peso" para el subte en los presupuestos del año próximo.

Mientras la AGTSyP analiza las salidas políticas al conflicto, el secretario adjunto del sindicato, Néstor Segovia, apuntó contra Metrovías, la concesionaria del subte desde 1993. La empresa, que pertenece al Grupo Roggio, advirtió la semana pasada que si no hay subsidios, tendrá graves dificultades para seguir operando el metro capitalino. Esa versión fue tomada como propia por Roberto Fernández, secretario general de la Unión Tranviarios Argentinos (UTA), que también pidió la semana pasada una reunión con Macri luego de decir que "si se terminan los subsidios, Metrovías se va sola". Ayer Segovia le respondió que "Metrovías es una empresa parasitaria, acostumbrada a recibir plata del Estado que viene trabajando hace muchos años en el subte, y si le quitan los subsidios va a ganar menos pero puede funcionar igual el servicio." Para el adjunto del gremio, "el subte no es para que los grupos económicos se llenen de plata, sino para que los usuarios tengan un buen servicio, viajen cómodos, con aire acondicionado" y aclaró que "Si se van Metrovías y Macri, los trabajadores podríamos poner en funcionamiento el servicio durante cuatro o cinco días para demostrar que lo podemos manejar", disparó el metrodelegado, en un mensaje para que ninguno de los dos vecinos antagónicos de la Plaza de Mayo descarten la posibilidad de gestionar el subte que el año próximo cumplirá su primer siglo de funcionamiento. Luego de enviar esas señales, Segovia consideró como "una vergüenza internacional que el gobierno porteño no se haga cargo del subte porque es un servicio de la Ciudad", mientras que Pianelli explicó que los pedidos de reunión serán cursados al gobierno porteño y no a la Casa Rosada, porque "el último que aumentó la tarifa fue Macri y porque el Congreso Nacional votó una ley que le transfiere el servicio". «

Comentá la nota