Los metrodelegados paralizan por cinco horas las seis líneas de subte

Los sindicalistas de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro reclaman la apertura de paritarias y el traspaso del servicio.
La Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) cumplió ayer con las dos horas de apertura de molinetes y ratificó el paro de cinco horas previsto para hoy. En consecuencia, entre las 11 y las 16 no habrá servicio de subterráneos en ninguna de las seis líneas y el Premetro, a raíz de la medida de fuerza en el marco del plan de lucha que llevan adelante en reclamo de la convocatoria a paritarias.

Roberto Pianelli, secretario general de (AGTSyP), explicó a la agencia Télam: “Ratificamos el paro porque aún no obtuvimos ninguna respuesta a los reclamos de participación en las negociaciones salariales y de mejores condiciones de trabajo”. Asimismo, Pianelli señaló que hoy definirán en asamblea si la próxima semana continúan o no con las medidas de fuerza. Sobre el levantamiento de los molinetes en estaciones de las seis líneas de subtes que realizaron ayer de 9 a 11, dijo que “se realizó con una triste tranquilidad”.

La jornada fue la segunda de liberación de molinetes. De esta forma, los usuarios pudieron viajar gratis en las estaciones de Carabobo y Primera Junta (línea A); Federico Lacroze y Los Incas (línea B); Constitución (línea C); Congreso de Tucumán (línea D); Plaza de los Virreyes (línea E) y Parque Patricios (línea H).

Por su parte, Néstor Segovia, delegado de la línea C, amenazó con realizar un paro aun más extenso. “¿Qué quieren, que hagamos un paro por tiempo indeterminado?”, dijo el gremialista.

Luego profundizó: “Le pedimos a Macri que se haga cargo. El subte no es del gobierno nacional ni de la Ciudad. Es una anarquía total.”

El reclamo de apertura de negociaciones paritarias es para pedir un aumento salarial de 28% y una elevación del concepto abonado por antigüedad de 1,3 a 2 por ciento.

También, exige “inversiones en formaciones, estaciones y vías” porque, según advierte, el “deteriorado” estado del servicio es “una bomba de tiempo”, debido a que puede derivar en otra tragedia. “De esta forma, el subte es inseguro. Vamos a seguir abriendo molinetes”, advirtió el sindicalista, aunque aclaró: “Queremos evitar este paro. Nadie quiere anunciar ansiosamente un paro. Nos duele en el alma hacerlo.”

Comentá la nota