El ministro Romero se despega de la pelea del vicegobernador con sindicatos docentes

El ministro Romero se despega de la pelea del vicegobernador con sindicatos docentes
Las expresiones del vicegobernador de la provincia, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, parecen haber minado el camino de diálogo que había entablado el Ejecutivo chaqueño y las autoridades de los sindicatos docentes, quienes salieron a cuestionar con dureza al funcionario.

Ante este panorama, el ministro de Educación, Francisco Romero, salió a poner paños fríos y de esta manera evitar que las posibilidades de un acuerdo para que el ciclo lectivo transcurra con normalidad termine escurriéndose de las manos.

Aunque no lo dijo, Romero se despegó de la pelea a la que entró el vicegobernador, al sostener que “mi rol como ministro es garantizar el funcionamiento del diálogo propositivo, por eso fuera de ese ámbito de diálogo no pienso agregar un solo elemento que genere confrontación, porque la meta que tengo es garantizar un ciclo lectivo 2013 normal”.

Expuso que todos los esfuerzos están orientados a la tercera ronda de conversaciones con los sindicatos que se desarrollará en la segunda quincena del mes de enero, anticipando que “estamos preparando el encuentro y con el ministro de Finanzas (Federico Muñoz Femenía) terminando la propuesta económica, donde el aumento será volcado al valor del punto y nada en negro”.

Romero afirmó que “estamos en una etapa donde la sociedad espera que no discutamos y que acordemos más”.

Salud laboral

En torno a la pelea sobre los gastos que tiene la provincia en torno al uso de licencias del sector docente, Romero solamente expresó que “mi respuesta es más allá de los compromisos que tenemos desde la política pública para mejorar lo que tiene que ver con la eficiencia del control de las licencias. Tenemos un concepto de salud laboral que estamos trabajando con la finalidad de hacer tareas de prevención de las enfermedades más comunes de los docentes. Para eso estamos desarrollando en conjunto con el ministro de Salud Antonio Morante, poner en marcha un programa de salud laboral integral que vaya desde un 0800 pueda atender debidamente al docente con información de y hacia cada una de las direcciones regionales, pero además con un equipo de salud pública preparado para que haga visita domiciliaria para atender y al mismo tiempo controlar que no se haga uso abusivo de la licencia”.

El ministro dijo que “la docencia está comprometida mayoritariamente y lo demostró, por eso seguimos reivindicando el dialogo con los sindicatos como espacio para escuchar, proponer y buscar una síntesis. Respetamos cada una de las posiciones, pero esta es una etapa donde valoramos todo lo que la sociedad plantee para que la educación realmente sea un derecho social”.

Comentá la nota