"A los ministros les hablás y ponen cara de póker"

 "A los ministros les hablás y ponen cara de póker"
El secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Ricardo Araujo, descalificó a los encargados oficiales de la negociación salarial con la Mesa Intersindical.
"A (Ariel) Rauschenberger y a (César "Gogo") Rodríguez les chupa todo un huevo. Les hablás y tienen cara de póquer, son sólo mensajeros. No hay ninguno que piense políticamente: ahí son todos muñecos de torta", lanzó, poco después de un enfrentamiento con la Policía.

El Gobierno y los gremios estatales pampeanos mantienen un largo conflicto por la pauta salarial para el segundo semestre de 2012. Los trabajadores vienen reclamando una suba del quince por ciento pero el Ejecutivo decretó sólo un cuatro por ciento, cifra de la que por ahora no piensa moverse.

El miércoles, luego de varios días sin diálogo, el Poder Ejecutivo convocó finalmente a los gremialistas para hacerles un ofrecimiento. Sin embargo, en la reunión les avisó que no devolverá el dinero descontado por los paros a los empleados adheridos y propuso sumas fijas de quinientos y mil pesos para fin de año, oferta que no satisfizo a los representantes de los trabajadores y terminó caldeando los ánimos.

Por eso este viernes los empleados públicos retomaron la lucha con una ruidosa protesta en la explanada de Casa de Gobierno, que motorizó la evacuación del primer piso por la presencia de una densa humareda provocada por la quema de neumáticos. "Una manifestación de este tipo no había pasado nunca en La Pampa. Se lo tienen bien merecido porque actuaron tomándonos el pelo y burlándose de nosotros: antes de la reunión de ayer habíamos pactado otra cosa", disparó Araujo, consultado por Diario Textual.

El dirigente especificó que previo al cónclave con los representantes del Gobierno –entre otros participaron el Ministro Coordinador, Ariel Rauschenberger y el de Gobierno y Justicia, César "Gogo" Rodríguez–, habían pactado con el subsecretario de Trabajo, Diego Alvarez, que nos se sentarían a negociar si el Ejecutivo se negaba a devolver el dinero descontado y ofrecía sumas fijas como parte de la oferta salarial, como finalmente sucedió.

–Con este panorama ¿cómo sigue la protesta?

-No vamos a seguir con los paros. Creo que la próxima semana viene con la misma onda. Será parecida a lo que hicimos hoy, con escraches, manifestaciones y cortes. Además esta mañana, sin hacer huelga, paralizamos la administración pública.

–Las reacciones están creciendo...

–Vamos a ir creciendo con las reacciones en respuesta a lo que hemos recibido. El único desvelo que tiene esta provincia es la inauguración en noviembre del autódromo de Toay, que no podrá ser porque lo vamos a impedir. Además, no somos los estatales los únicos indignados. Hay veinte rutas deterioradas en la provincia pero las obsesiones son el autódromo y el Megaestadio.

Comentá la nota