Con la mira puesta en el martes

El plenario de delegados de los once gremios que conforman la Intersindical dispusieron ayer tomar la iniciativa hacia el ansiado diálogo que quieren reencauzar con el Ejecutivo Provincial. El objetivo será el despacho del gobernador adonde acudirán con la esperanza de ser recibidos para plantear sus demandas.
En un encuentro realizado en el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de nuestra ciudad, los delegados y dirigentes estatales deliberaron por espacio de tres horas y luego de trazar un panorama del conflicto salarial y del reclamo de paritarias, a moción de los trabajadores de la salud se aprobó una medida dirigida no sólo al gobierno, sino también a la sociedad, de que la Intersindical quiere conversar con las autoridades y que si esto no ocurre no es por la voluntad de los trabajadores.

El martes, apenas se abran las puertas de la Casa de Gobierno, la comitiva gremial se desplazará hasta el segundo piso del edificio, hasta el despacho de Jorge. La intención, si la agenda del gobernador lo permite, es ser atendidos inmediatamente. Si fracasan, los gremialistas y delegados acordaron que mediante asambleas de base se profundizará el plan de lucha, el que podría reactivarse el miércoles con paros y otros modos de protesta.

"El clima de la reunión estuvo muy caldeado, la gente no acepta que el gobierno los ignore y que dé por terminado el diálogo como lo hizo: con el decretazo con el 4 por ciento de aumento", explicó Ricardo Araujo, de ATE.

Por su parte, Carlos Ortellado, de Sitrasap, remarcó que lo decidido por el plenario "no debe ser interpretado como un gesto de debilidad de parte de los trabajadores, al contrario, pese al desaire que nos propinó el gobierno y de persistir con su silencio, queremos dar una clara muestra de vocación de diálogo. Queremos que la gente sepa quién es el que no quiere conversar. Iremos a las siete y si tenemos que esperar dos o tres horas al gobernador, lo haremos. Esperamos que justo en ese día y a esa hora, Jorge no tenga un compromiso fuera de la ciudad", acotó Ortellado.

En la víspera y paralelamente a la reunión gremial, en la residencia del gobernador, éste se reunía con alrededor de 40 intendentes y funcionarios de su gabinete. Aunque al mediodía no se conocía el temario del encuentro, en las filas sindicales no se desechaba que la problemática estatal formara parte de la agenda.

La Intersindical ha reducido la pretensión original de un aumento del 15 por ciento para el último semestre del año, a sumarse con los 20 puntos acordados a mediados de 2012, y pese a rechazar el 4 por ciento fijado por Jorge, plantea dejar de lado esa puja siempre y cuando las autoridades accedan a discutir el blanqueo de adicionales para su incorporación al salario básico y el compromiso del Ejecutivo de consensuar una Ley de Paritarias para los estatales, que no se circunscriba solamente a lo laboral, como fue la propuesta oficial dada en junio a los sindicalistas.

Comentá la nota