Con la mira puesta en las paritarias

Con la mira puesta en las paritarias
Antes de reunirse ayer con el Gobierno, desde el sector sindical afín a la Casa Rosada ratificaron el respaldo al “proyecto político”, pero manifestaron preocupación por los precios. Moyano, por su parte, pidió un anticipo de tres mil pesos.
Referentes del sindicalismo oficialista y opositor expresaron ayer su preocupación por la situación económica, en particular por los aumentos de precios “excesivos” en la canasta básica antes del comienzo de las discusiones paritarias. En ese sentido, se manifestó el textil Jorge Lobais, cercano a Antonio Caló, que si bien ratificó su respaldo al proyecto político actual dijo estar “recontrapreocupado” por la cuestión y pidió “aclarar algunas situaciones” con el Gobierno. Estas declaraciones fueron previas a la reunión que mantuvo Caló ayer con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof. Por su parte, el dirigente camionero Hugo Moyano pidió un anticipo de tres mil pesos a cuenta de los aumentos y criticó con dureza al oficialismo: “Estamos en un desgobierno que se está profundizando más”, opinó.

“Venimos de un fin de año bastante complejo que se suma a la devaluación, así que por supuesto es una preocupación el tema de los precios”, sostuvo Lobais en declaraciones radiales. “El tema primordial es que en nuestro gremio faltan cuatro meses para discutir paritarias y se hace pesadísimo. Es una situación que nos tiene recontrapreocupados”, indicó. De todas formas, el textil, que forma parte de la CGT afín a la Casa Rosada, aclaró que “la intención” de ese sector del movimiento obrero es “seguir en el proyecto político” del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, pero pidió “urgentemente aclarar algunas situaciones con nuestra Presidenta, como con el Gabinete”, como las que tuvieron lugar ayer.

En la otra vereda, Moyano pidió un anticipo de “como mínimo, tres mil pesos” porque “en los últimos meses fue tremenda la inflación que hubo”. El dirigente camionero habló de la “finalización de un ciclo” y de que “se empiezan a complicar más las cosas y siempre la pagan los que menos tienen”. El movimiento obrero “no está dispuesto a perder el poder adquisitivo del salario” por lo que la inflación “debe ser compensada”, agregó. El titular de la CGT opositora además fustigó al gobierno nacional, denunció una situación de “desgobierno” y descalificó a los ministros del gabinete: “Esos muchachos no existen”, remató, luego de llamar Quico al jefe de Gabinete, Jorge “Coqui” Capitanich.

Por otra parte, un socio de Moyano, el titular de la Unión Tranviario Automor, Roberto Fernández, pidió “la unidad del movimiento obrero” para afrontar la situación, pero relativizó los pedidos de Moyano. “Pedir por pedir no se puede. No es cosa de poner mil pesos ni quinientos, sino ver qué vamos a hacer de ahora para adelante. Pedir y después mañana no alcanza.. pedir, pedir, pedir... eso ya lo vivimos”, dijo, aunque también criticó al oficialismo por quedarse con el dinero que genera la inflación. “El Gobierno se tiene que comprometer con la inflación porque es el que se lleva el dinero. Después están los empresarios que reajustan sus precios y nosotros, que no tenemos un peso. No dura ni quince días la plata de los trabajadores”, se lamentó.

Comentá la nota