“El movimiento obrero comenzó a pararse, y nada ni nadie lo podrá detener”

“El movimiento obrero comenzó a pararse, y nada ni nadie lo podrá detener”
Así se refirió Martín Rodríguez (ATE) a la conformación de la mesa de opinión sindical que vio la luz ayer. Más de una decena de gremios provinciales coincidieron en delinear juntos sus reivindicaciones ante los gobiernos nacional y provincial. Aducen que no se sienten representados por el kirchnerismo. Futuras marchas.
"Divide y reinarás", el lema que sigue al pie de la letra la administración kirchnerista tanto a nivel nacional con sus respectivas réplicas locales, parece haber marcado a fuego las preocupaciones de las diversas vertientes gremiales de Tucumán. En la jornada de ayer más de una docena de sindicatos provinciales mostraron un indicio de unidad para sustentar las múltiples reivindicaciones sociales y económicas que aún no encuentran respuestas de las esferas oficiales.

Tomando como base la necesidad de aunar criterios en lo que respecta a reclamos concretos como el aumento del Mínimo no Imponible, la aplicación del 82 por ciento móvil en las jubilaciones, forzar una discusión paritaria sin techo o limitaciones, y la actualización en las asignaciones familiares, dirigentes gremiales de distintas actividades y ocupaciones mantuvieron una reunión en un hotel céntrico, convocados por Martín Rodríguez, referente de ATE.

Falta de representación

Durante el encuentro, se decidió avanzar, de ahora en más, de manera conjunta en todo tipo de medida que se implemente para obtener réditos laborales por parte del gobierno, en tanto que se dejaron expuestas dos consideraciones de relevancia.

Por un lado, aclarar que la denominada "mesa de opinión sindical", así designada por los concurrentes, no se conformó con el objeto de trazar una oposición a las nuevas agrupaciones del sector, como por ejemplo el Frente Intersindical (integrado por las dos CGT locales -en vías de reunificación- y la CTA).

Además, por otro lugar y estableciendo una posición política explícita, se sostuvo que el origen de estas conversaciones que tienen una proyección futura en la práctica, se debió a la falta de representación política en los propios gobiernos, como así también de referencia partidaria, si se tiene en cuenta que la mayoría de los gremios que participaron del encuentro son de extracción peronista.

"Hemos encontrando la solidaridad, las ganas y responsabilidad de todos los dirigentes sindicales de Tucumán, hace mucho que no teníamos una posibilidad de sentarnos y hacernos una autocrítica. Pero los trabajadores deben quedarse conformes porque se asume toda la responsabilidad en esta nueva mesa de opinión gremial", sostuvo ante la prensa Rodríguez, anfitrión y también, en cierto modo, agasajado, puesto que ayer también celebró su cumpleaños.

Al respecto, el dirigente agregó que el compromiso asumido durante las casi más de dos horas en las que se llevó a cabo la reunión, "es estar todos en todos lados, siempre respetando las organizaciones que están funcionando, como las multisectoriales, CGT, CTA, porque necesitamos en Tucumán al movimiento obrero organizado porque todos los dirigentes debemos estar juntos".

Reconoció que a lo largo de todo este tiempo significó un error el no haber mantenido contactos con sus pares para abordar las problemáticas que se asentaron sobre la masa trabajadora provincial. Sin embargo, y apelando a un sentido gráfico, Rodríguez señaló que "esto es como un elefante, que estaba dormido, echado, pero comenzó el movimiento obrero a pararse. Es muy pesado moverlo, pero una vez que se ponga en marcha, no hay nada ni nadie que lo pueda detener", aseguró.

Se informó que ya comenzaron las gestiones para preparar una serie de movilizaciones a realizarse el próximo 10 de octubre, como una forma de acompañamiento a la medida dispuesta por la CTA a nivel país, que acapara además el apoyo del Sindicato de Camioneros, con Hugo Moyano a la cabeza. En tanto que también se decidió realizar una marcha y homenaje el venidero 17 de octubre, Día de la Lealtad, fecha insigne de la tradición peronista.

Paralelamente, Rodríguez anunció que la agenda de temas sobre los que se basará el accionar de esta conjunción sindical "surgirá en función de todos los compañeros porque aquí no habrá conducción, esto será conducido por todos los secretarios generales, en este ámbito no habrá agrupaciones opositoras a los sindicatos democráticamente constituidos", remarcó enfáticamente.

Ante la consulta sobre un probable contacto con el gobierno por parte de este sector, sostuvo que "no tenemos necesidad de hacerle presentaciones al gobierno, no nos armamos para estar en común con el gobierno, lo que haremos es rendirle cuentas a los trabajadores", indicó Rodríguez.

“Los peronistas, de Perón”

Por su parte, el líder de las 62 Organizaciones Peronistas, Jesús Soria, invitado a participar de la reunión en cuestión, siguió esta última línea de razonamiento expresada anteriormente, al considerar que "no tenemos que confrontar con el gobierno ni mucho menos ser su amigo. Tenemos que responder y sacar las conclusiones de lo que necesitan los trabajadores".

Tras sostener que las movilizaciones organizadas significarán un mensaje de inconformismo a las autoridades políticas que conducen al país y a la provincia, instó a formar parte de ellas a todos los espacios gremiales más allá de las banderías ideológicas.

Al respecto, consignó que "de ninguna manera nos sentimos representados por el Gobierno nacional y provincial, tanto política como socialmente. Los números habrán dado la parte legal con el 54 por ciento de las votaciones, pero el peronismo está totalmente desintegrado, divido, responde a los distintos sectores de algunas promesas que le hacen a los dirigentes políticos, sindicales y sociales”, lanzó Soria.

Paralelamente, indicó que "los peronistas de Perón seguiremos sosteniendo las banderas indiscutibles de la reivindicación de los trabajadores y respondemos en esa dirección, porque no responderemos a los patrones ni al gobierno. El movimiento obrero no tiene representación dentro del gobierno, tiene amigos, dirigentes sindicales a quienes los conforman con migajas para dividirnos y quedar totalmente desamparados".

Capacidad de movilizar

Justamente, es en este contexto, impregnado de consideraciones netamente políticas, donde esgrimió veladamente la necesidad de que el propio movimiento obrero y sindical acceda a espacios de poder a través de la integración en nóminas de candidatos para el próximo turno electoral de 2013.

Recordó, al respecto, que en 1973 el por entonces gobernador Amado Juri le concedió a este sector 11 legisladores provinciales, dos diputados nacionales, un senador, ocho concejales y 51 funcionarios de gobierno. "Este fue el último ejemplo que nos dio la gente que pensaba como Perón", adujo en una clara objeción a la supuesta tendencia justicialista que dice invocar la gestión kirchnerista.

Alertó que, en caso de que el Ejecutivo decida desprenderse de la pata peronista con la pretensión de mantenerse en el poder, "de ninguna manera podrá hacerlo, se cae. Creo que sin el movimiento obrero y sin los peronistas, el gobierno no existe", remarcó.

Por último, quien también se refirió a la unidad gremial, fue el secretario general de la Asociación Bancaria, Eduardo Bourlé, al sostener que debe comenzar a delinearse la metodología para encarar las paritarias del año entrante puesto que "los dirigentes tenemos la capacidad de movilizar y hacer sentir nuestro reclamo, ahí apunta todo esto". "No podemos dejar de lado lo que respecta a la funcionalidad de la Secretaria de Estado de Trabajo, ausente en la defensa de los intereses de los trabajadores, pareciera que es la parcialidad del lado de las patronales y no del trabajador. Hay muchas cosas puntuales que las vamos a hacer sentir en el momento oportuno y en el lugar adecuado", postuló Bourlé.

De la reunión también formaron parte, los siguientes dirigentes: Renée Ramírez (ATSA), Jesús Pellasio (UATE), David Toledo (ATEP), Raúl Rodríguez (ATE), Eduardo Islas (ATILRRA), Luis Díaz (Unión Ferroviaria), Juan Albarracín (Asociación Aeronáutica), Daniel Acosta (Caucho), Pedro Romano (Vidrios), Roberto Fernández (Plástico).

Comentá la nota