“En el movimiento obrero no tuvimos un Néstor Kirchner”

“En el movimiento obrero no tuvimos un Néstor Kirchner”

Vanesa Siley, titular del SiTraJu, habló sobre el movimiento obrero, la postura de la CGT y del lugar de la mujer en el sindicalismo. “Tenemos que tener la capacidad de generar un recambio generacional y de democratizar las estructuras sindicales”.

La referente del Sindicato de Trabajadores Judiciales (SiTraJu), Vanesa Siley, se refirió a la falta de lugar para la juventud en el movimiento obrero y dejó definiciones concretas. “En la política hubo un recambio generacional, un nuevo enamoramiento de la juventud, gracias a Néstor y Cristina”, señaló, y marcó la diferencia con lo que sucede en las estructuras sindicales: “Ese cambio generacional en la política se produjo gracias a que vino un Néstor Kirchner que construyó una nueva credibilidad. En el movimiento obrero no tuvimos un Néstor Kirchner”.

En una entrevista a Revista Zoom, Siley se mostró esperanzada en que se produzca la llegada de una nueva dirigencia sindical que oxigene a la CGT: “Esa transformación va a surgir y está surgiendo de abajo para arriba y del interior hacia el centro”. Y se hace cargo de ser parte de la generación que tiene que encarnar ese proceso: “Nosotros mismos tenemos que tener la capacidad de generar un recambio generacional y de tener la capacidad de democratizar las estructuras sindicales”.

También habló sobre el rol de la central obrera en este año y medio de gestión de Mauricio Macri: “Yo veo una CGT que tomó una decisión estratégica errada. Se encerraron sobre sí mismos y hoy no le pueden encontrar la salida diagonal. Creyeron que es posible dialogar con el gobierno y es imposible. Y seguir insistiendo sobre algo irrealizable los convierte en cómplices de las políticas económicas que se toman. Yo no creo que sean cómplices porque son mis compañeros y pertenecemos a esa central obrera. Pero lo que creo es que, al errarle tanto el camino, están dilapidando el poder sindical”.

Además pronunció su apuesta por mantener la unidad de la CGT, a pesar de las críticas y las diferencias: “Por supuesto, hasta el final. Porque la herramienta no es el triunvirato. El triunvirato es el triunvirato. La CGT son 75 mil delegados en todo el país. Sin esa herramienta no tenemos nada”.

Respecto del lugar de las mujeres en el gremialismo, luego de constantes fotos de la cúpula cegetista sin que aparezca ninguna, Siley  explicó que “Mujeres sindicalistas existen y hay muchas. Ocupando distintos lugares. Mayoritariamente en la base, en menor medida en los cargos de conducción de comisiones directivas y en aún menor medida en los cargos de secretaría general”.

Para la titular del SiTraJu “lo que pasa es que no somos tantas pero las que estamos tampoco aparecemos. Hay una invisivilización de las mujeres que ya están”. Por ello señaló: “La política de género tiene que ser de agenda estructural del sindicato, como pelear condiciones de trabajo o salario, y no del corralito de la secretaria de género”.

Coment� la nota