El moyanismo exigió la sindicalización policial y descartó una conspiración

Denunció en un documento las "condiciones laborales lamentables" de las fuerzas de seguridad y criticó al Gobierno, que "reparte culpas" mientras la ciudadanía "observa preocupada su propia indefensión"
Convocada de urgencia, la cúpula de la CGT opositora que lidera Hugo Moyano se reunió ayer para pedir la sindicalización de las fuerzas de seguridad y exigirle al Gobierno una convocatoria a un "diálogo social sin discriminaciones ni apelaciones de titulares y suplentes".

La postura de la central obrera quedó plasmada en un documento cuyo título es "La culpa siempre es el otro", en referencia a las conspiraciones que denunció la Casa Rosada a partir de la ola de robos y violencia que se levantó en casi todo el país. Hace un año, el Gobierno había acusado a Moyano y al ceteísta Pablo Micheli de haber sido los instigadores de los saqueos aislados que se habían producido por entonces en diferentes ciudades.

"Es lamentable, pero en la Argentina las imágenes de saqueos, desmanes y robos a las propiedades no son nuevas; adormecidos por el relato y casi sin darnos cuenta, después de un ciclo de crecimiento y consumo, la impericia de la clase gobernante (provincial, municipal, nacional) nos devuelve a la cruda realidad", dice un fragmento del escrito de la CGT. Y continúa: "Esa recurrente falta de atención para ejecutar una estrategia de soluciones se debate en un espectáculo vergonzante repartiendo culpas y responsabilidades mientras la ciudadanía observa cada vez más preocupada su propia indefensión".

Con un fuerte respaldo al pedido salarial, pero no así a los métodos, Moyano dijo que impulsará la sindicalización de los efectivos y habló de "condiciones laborales lamentables". Se quejó por la cantidad de horas que un policía está en servicio y de "las condiciones precarias" en que están las comisarías. Y consideró que debería ser un hombre de las mismas fuerzas el que represente a los trabajadores y no un civil, como sucede en otros países. "No creo que un policía vaya a negociar salarios armado", argumentó.

El año pasado, cuando estalló un conflicto similar con la Gendarmería, Moyano ordenó a uno de sus hombres en el Congreso, Omar Plaini, que avanzara en un proyecto de ley para sindicalizar a las fuerzas de todo el país. La iniciativa se concretó, pero el expediente 7177-D-2012 quedó apilado desde hace 14 meses en algún despacho de las comisiones de Legislación Laboral, Seguridad Interior y Legislación Penal.

El diputado Víctor De Gennaro (FAP) también presentó una iniciativa de características similares. Tampoco tuvo suerte. Según De Gennaro, existen hoy 25 gremios policiales, pero ninguno es reconocido legalmente. También el jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, reconoció a LA NACION que estaría de acuerdo en avanzar con la sindicalización de las fuerzas de seguridad. "Si es por ley, adelante", opinó el metalúrgico.

VÍCTIMAS Y REHENES

A través del documento, la CGT moyanista aclaró: "Compartimos la necesidad de que la familia policial viva dignamente, pero no es posible compartir el método que nos vuelve a todos víctimas y rehenes de un reclamo que debe resolverse en otro plano, allí donde está fracasando la política". Y su jefe, en persona, agregó: "Cuando matan a un policía para el Gobierno es un héroe, pero cuando pide mejoras salariales lo descalifican y lo tratan de saqueador y golpista. Al final los policías trabajan tantas horas que no cumplen ninguna función bien".

Moyano no dudó en calificar al país de "anarquizado" e intentó buscar los argumentos de la ebullición social. "Es un poco por la bronca contenida de la gente porque nos quieren hacer creer que vivimos en el país de las maravillas. La responsabilidad de todo la tiene el Gobierno", dijo el jefe de los camioneros, que descartó llamar a un paro general "porque hay que ayudar a la paz social".

Sin embargo, un grupo de militantes de camioneros presionará hoy en una de las sedes del Ministerio de Trabajo para que el organismo convalide un eventual plus salarial de 4500 pesos como compensación por la inflación. En caso de no haber acuerdo, en el sindicato de Moyano aseguraron que el 20 del actual podría haber una huelga de la actividad o una marcha a la Plaza de Mayo..

Comentá la nota