El moyanista Pereyra quiso renunciar a YPF pero no lo dejaron

El sindicalista petrolero fue designado por el camionero como adjunto de la CGT y confesó que cuando recibió la oferta presentó su renuncia al directorio de YPF. Pero el CEO de la petrolera se lo impidió. “No quiero que se vaya más nadie”, le confesó. El rol de De Vido.
uando Hugo Moyano le ofreció ser adjunto de la CGT, Guillermo Pereyra, jefe del sindicato de petroleros de Río Negro, Neuquén y La Pampa, aceptó y pensó en renunciar de inmediato al Directorio de YPF, por considerar incompatibles las dos funciones.

Pero se encontró con una sorpresa, Miguel Galuccio, Julio De Vido primero y Miguel Galuccio luego le pidieron que siguiera. “Basta no quiero más renuncias”, se alarmó el CEO de la petrolera, según pudo saber LPO.

Pereyra confirmó la anécdota. “Tuve dos o tres comunicaciones con el ingeniero Galuccio que pedía que por favor no presentara la renuncia, que siga donde estoy", confesó el sindicalista.

Al Gobierno le interesa a sobremanera contenerlo: tiene bajo su órbita nada menos que a los obreros que trabajan en la zona de Vaca Muerta, llamada a ser la tercera reserva de shalle oil del mundo.

Pereyra llegó a YPF de la mano de De Vido, quien fue hasta el año pasado el nexo entre Moyano y la Casa Rosada. Esa tarea llegó a su fin con la ruptura, ya formal, del Gobierno con el camionero.

Conocedor del mundo sindical, el ministro absorbió a Pereyra para comprometerlo con la compañía y limitar el impacto que pueda tener Moyano en YPF.

Y dejó expuesta esa estrategia cuando frenó su salida. El gremialista aclaró que no está "en el directorio de YPF representando a la patronal, estoy representando a los trabajadores".

"¿Y qué mejor que representar a los trabajadores tanto de secretario general del Sindicato de Petroleros y también como secretario general adjunto de la CGT? Creo que más ratificación que esto no hay", se jactó.

Comentá la nota