Moyano se acerca a Macri con vistas a 2015 y ya tienen proyectos en común

Moyano se acerca a Macri con vistas a 2015 y ya tienen proyectos en común

El jefe de la CGT opositora confía a sus allegados que el líder de Pro es "el único que aporta soluciones"; intentan minimizar la influencia de la Casa Rosada en los conflictos laborales porteños

"Les guste o no, el único político que me da soluciones es [Mauricio] Macri." La sentencia de Hugo Moyano se escucha cada vez con más frecuencia en los pasillos de la CGT. Fue tan repetida entre sus más íntimos que hasta disparó especulaciones electorales rumbo a 2015.

Al líder sindical y al jefe de gobierno porteño los une hoy algo más que su enfrentamiento con la Casa Rosada. Los vincula un acuerdo millonario por la recolección de basura y un proyecto que avanza a buen ritmo para minimizar la influencia del Ministerio de Trabajo de la Nación en los conflictos laborales en la ciudad. También hay lazos a partir del fútbol: el macrista Cristian Ritondo integra la comisión de Independiente, club que preside el camionero desde hace más de un mes.

La armonía entre Macri y Moyano, impensada tal vez hace unos años, se afianzará en el futuro inmediato. El próximo paso será a la luz de todos: el 12 y el 13 de este mes el jefe de la CGT disidente será uno de los disertantes de Expo Producción y Trabajo, una actividad organizada por la Subsecretaría de Trabajo porteña. Moyano compartirá el panel con otros personajes vinculados con Pro: el economista Carlos Melconian y el diputado nacional Federico Sturzenegger. La actividad se desarrollará en la Sociedad Rural y el sindicato de camioneros montará allí un stand.

También habrá encuentros furtivos, como sucedió en el asado que compartieron en La Escondida, un retiro urbano de Pro en el corazón de los bosques de Palermo. Rumbo a 2015, los asesores de la campaña presidencial de Macri empujan a su jefe a un forzado acercamiento con los sindicatos. Saben que en el armado nacional se necesitará una pata gremial. "El objetivo es generar un vínculo con los afiliados y los secretarios generales. La idea no es mostrarse y exhibir una foto, sino que queremos construir una relación. Habrá una reunión con distintos dirigentes gremiales cada 15 días", cuenta sobre la estrategia a la nacion un funcionario de Pro.

El primero de los encuentros de Macri con los sindicalistas sería este mes. ¿Dónde? Podría ser en la Federación de Camioneros, con la cúpula de la CGT que encabeza Moyano. Pero el jefe de gobierno porteño también se reunirá con la central obrera de Luis Barrionuevo y con algunos dirigentes de la oficialista, que encabeza Antonio Caló. De hecho, con el líder de la UOM ya hubo contactos por la ola de despidos y suspensiones que golpea a la industria.

Participa activamente en el tendido de los puentes con los sindicatos Ezequiel Sabor, subsecretario de Trabajo porteño. De tantas reuniones en las que estuvo, Sabor ya incorporó algunos dichos propios de los sindicalistas. Habla de "tronpa", para referirse al patrón, y evoca a Perón como pocos funcionarios de Pro.

El más ambicioso de los acuerdos entre Macri y Moyano es el relativo a la recolección de residuos en la ciudad. Hace más de un año, el jefe de gobierno porteño garantizó que los 7000 camioneros que se desempeñan actualmente en la prestación del servicio conservarán su fuente laboral y su antigüedad, por más que en el futuro se adjudique la tarea a una empresa diferente de la que pertenecen. Pero actualmente hay otro proyecto en común que avanza a partir del enfrentamiento con la Casa Rosada. Tras la fractura de la alianza entre Moyano y el kirchnerismo, el Ministerio de Trabajo de la Nación comenzó a fallar en contra del jefe camionero en diversos conflictos. Por eso, Moyano tejió acuerdos con Sabor y presiona a Macri para que eleve la Subsecretaría de Trabajo a rango ministerial.

El objetivo es que el área de Sabor funcione como única autoridad de fiscalización en territorio porteño, minimizando así los alcances de la cartera que encabeza Carlos Tomada. Avanzan en ese rumbo a pesar de que el proyecto iría a contramano de la ley 26.940, conocida como ley de promoción del trabajo registrado y prevención del fraude laboral, que le otorga más poderes al ministerio de Tomada. En esta estrategia, trabajan codo a codo Sabor y el equipo de abogados de la CGT opositora, integrado por Hugo Moyano (h.) y Juan Manuel Martínez Chas.

Pero Moyano suele poner los huevos en diferentes canastas. Con la mira en las elecciones, conserva también sus puentes con el Frente Renovador, de Sergio Massa, a través de su hijo Facundo, cada vez más alineado con el ex intendente de Tigre. Y también apuesta a Daniel Scioli, a quien estaría dispuesto a cederle a una de sus principales espadas: el diputado Omar Plaini..

Comentá la nota