Moyano activó las primeras medidas

Lejos del acuerdo, los camioneros comenzaron con asambleas y cese de tareas por horas
El conflicto ya es inevitable. Ni el encuentro de hoy en el Ministerio de Trabajo podrá destrabar la negociación salarial y evitar la ofensiva de reclamos con la que amenazaron los camioneros que lidera Hugo Moyano.

Es más, algunas de las amenazas ya se pusieron ayer en práctica : hubo asambleas y cese de actividades de entre dos y tres horas en algunas compañías de transporte de todo el país.

Moyano, desafiante, sumó ayer más tensión. "En caso de no tener resultados, l os trabajadores camioneros vamos a rebalsar la Plaza de Mayo. El Gobierno está presionando a las empresas para no dar aumentos ", dijo al encabezar un acto en Rosario.

En las dos reuniones previas, el gremio de camioneros pidió un 34% de alza, es decir, 10% más de lo que cerró la media de los sindicatos, sobre todo, los alineados con la Casa Rosada, como la Unión Obrera Metalúrgica y los estatales de UPCN. Pero las cámaras empresariales no se movieron de su oferta inicial: un 20% a pagarse en tres cuotas.

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (Faddeac), la cámara patronal que negocia con los Moyano, anticipó que hoy no podrá mejorar su ofrecimiento.

"Para ellos una suba del 24% es el piso. Para nosotros, es un techo muy alto. La actividad está en un momento muy difícil y sufrimos la quita de subsidios y la suba del gasoil", señaló a LA NACION un hombre de peso de la Faddeac.

De esta manera, la advertencia sobre un llamado a un paro, que hizo anteayer Pablo Moyano, el número dos en el escalafón jerárquico de los camioneros, se llevará a cabo en lo inmediato.

En una hoja que dio vueltas ayer por algún despacho de la sede de la Federación de Camioneros estaba plasmado el eventual plan de la protesta gremial. Los "paros sorpresivos" comenzarán por las ramas de caudales y combustibles, y seguirían por la del correo postal, cuyas patronales, se supo, fueron las más intransigentes a la hora de negociar las subas salariales.

Con Moyano volcado a la arena política y dispuesto a elaborar una propuesta antikirchnerista, algunas medidas se analizan ahora con mayor detenimiento. El jefe camionero ya dio la orden de que en caso de activar una huelga, la última rama en plegarse debería ser la de recolección de residuos. ¿Por qué? "Es una medida de mucho impacto, pero que genera malestar en la gente", argumentó un dirigente de la cúpula camionera.

El sindicato de Moyano cuenta con la fortaleza suficiente para afectar el normal funcionamiento de la recolección de basura en Buenos Aires y la Capital Federal. Comenzar el paro por estos distritos minaría cualquier posibilidad de avanzar en un eventual frente electoral con Daniel Scioli y Mauricio Macri, negociaciones que está llevando a cabo el diputado Francisco de Narváez, aliado de Moyano en el peronismo disidente.

El encuentro entre los empresarios y los sindicalistas se llevará a cabo hoy, a las 14, en la sede de Callao del Ministerio de Trabajo. Pablo Moyano y Pedro Mariani irán en representación de los camioneros, mientras que por la Faddeac asistirá su asesor legal, Lucio Zemborain. La última reunión duró 20 minutos y tuvo picos de tensión.

"Si el gremio pone en marcha un paro, pediremos al Ministerio que intervenga y dicte la conciliación obligatoria", alertó un empresario.

En 2012, durante la negociación, hubo un paro de 36 horas del transporte de caudales y uno de 48 horas del de combustible. Ambas medidas generaron polémica, ya que hubo desabastecimiento de dinero en los cajeros automáticos y de combustible en los surtidores. Esto empujó al Gobierno a interceder con una multa de 4.000.000 de pesos por no acatar la conciliación. La causa deambula desde entonces por la Justicia después de que Moyano haya recusado a un juez por haber sido asesor del ministro Carlos Tomada, durante ocho años.

Otra paritaria que está empantanada es la del gremio de la alimentación, que rechazó una suba del 24% y anoche debatía convocar a un paro de actividades..

Comentá la nota