Moyano advierte que será 'más duro' su mandato en la CGT

El jefe de la CGT, Hugo Moyano, aseguró que raíz de "una merma en la actividad" económica tendrá que afrontar un mandato "más duro" en la central obrera y destacó que su oponente sindical, el metalúrgico Antonio Caló reconoció que "nunca le creyó al INDEC".
Asimismo, advirtió que "la decisión de un paro nacional deberá tomarse dentro del conjunto del consejo directivo" pero aclaró que eso "todavía no lo hemos conversado".

"Esto se va a ir viendo en base a cómo sigan las cosas y qué respuesta tengamos desde el Gobierno", adelantó.

Moyano indicó en una entrevista con el diario El Tribuno que su nuevo mandato en la CGT "va a ser más duro, porque desde el punto de vista de la economía no hay dudas de que hay una merma en la actividad. Nosotros lo estamos notando muy claramente en el transporte, que es un poco el termómetro de la economía".

"Todo indica que pueden llegar a producirse algunos hechos que generen una pérdida de puestos de trabajo, y esto hace pensar que la situación será más dura", advirtió.

Y, señaló que "si a eso le sumamos que el Gobierno no da respuesta a lo que venimos reclamando hace tiempo, evidentemente se complica la cosa. Creo que este mandato va a ser algo más duro que el anterior".

"El mínimo no imponible se descuenta a fin de año, quiere decir que si se llega a un acuerdo y el Gobierno cede al reconocer la perversidad de este impuesto al trabajo, puede haber una solución", añadió.

En ese marco volvió a reclamar que la asignación familiar se eleve "en forma inmediata para que el trabajador tenga la posibilidad de que a través de sus hijos tenga el subsidio".

"Nosotros proyectamos la iniciativa popular para obligar a la Cámara de Diputados a tratar un proyecto de ley que permita que las asignaciones familiares sean cobradas por todos los hijos de los trabajadores y no se discrimine a los que tienen un sueldo un poquito más alto que otros", añadió.

Al respecto, sostuvo que "el Congreso tiene que tratarlo, no puede evitar tratarlo porque es una iniciativa contemplada en la Constitución. Ahí veremos quiénes son los legisladores que entienden esta discriminación que se está haciendo con el pago de las asignaciones familiares y quiénes no la entienden".

"Creo que nadie que se llame peronista se puede negar a votar a favor de que se termine con esta discriminación perversa", apuntó.

Consultado sobre la situación del metalúrgico Caló, quien cuenta con aval de la Casa Rosada, señaló: "No tengo la menor idea de qué le pasa a Caló. Me parece bueno que ahora reconozca que nunca le creyó al Indec, pero dijo algo más: que tampoco estaba de acuerdo con la 1050".

"Con la 1050 hubo una especulación en la que muchos estudios de abogados se encargaban de quedarse con las casas de mucha gente que había entrado en esa ley, que evidentemente cuando uno más pagaba más debía. Es bueno que empiece a reconocer este tipo de problemas, pero no solo reconociendo se defiende al trabajador: hay que reclamar

Comentá la nota