MOYANO ANUNCIA MEDIDAS CONTRA ALIMENTICIAS

MOYANO ANUNCIA MEDIDAS CONTRA ALIMENTICIAS
El gremio de Camioneros que lidera Pablo Moyano y que está bajo la órbita del jefe cegetista Hugo Moyano puso en marcha medidas de fuerza contra empresas que transportan glucosa y que afectan a las multinacionales Arcor, Femsa y Pepsi con denuncias de “multitareas” sin un pago adicional para compensar las nuevas labores.
La situación promete agravarse con el inicio de las paritarias en el sector de transportes.

“Comenzamos con medidas desde las 6 (de ayer martes) y seguirán hasta que las empresas respondan al reclamo”, afirmó Pablo Moyano, en declaraciones a BAE Negocios. El líder del gremio Sichoca (camioneros) fue más contundente aun y puso al naciente conflicto como una “preliminar” de las discusiones que comenzará mañana Camioneros con la cámara que agrupa a las empresas de transporte de carga (Fadeeac).

Moyano adelantó que el reclamo será del 40%, tal como se especulaba hasta el momento, y reclamó que “el Gobierno deje libre a los empresarios para negociar sin intervenciones”. “Los empresarios dicen que no pueden dar ese aumento, pero siempre es el mismo argumento. Lo que pedimos es que el Gobierno no apriete a los empresarios y que deje discutir libremente a ambas partes”, alertó.

La advertencia generó preocupación entre los hombres de negocios, que prevén conflictos en las líneas de producción afuera de las paredes de las fábricas. En particular, el paro y el anuncio de nuevas medidas de fuerza golpearán a las alimentarias con doble efecto, ya que el sector atraviesa discusiones gremiales por los salarios de los trabajadores empleados de manera directa.

“Si las paritarias no tienen resultados este paro será una preliminar de medidas futuras”, afirmó Moyano a este diario. De concretarse la amenaza, el paro de transportes pondría en jaque a las empresas alimentarias por el traslado de sus productos a las góndolas.

Sin embargo, los empresarios consultados aclararon que intentaron despegarse del conflicto al señalar que “no involucra a ninguno de los trabajadores” de las empresas. Aunque, siempre en un estricto off the record, dejaron trascender sus preocupaciones por “la instalación de un tema que parece tener connotaciones políticas y de intereses contrapuestos”.

Sucede que el caso Gestamp en la provincia de Buenos Aires sensibilizó a los empresarios, que temen que se diversifique a otras fábricas el conflicto con las mismas características de tensión.

El reclamo puntual que se realiza en fábricas de Campana y Baradero, pero que repercute en las empresas que utilizan glucosa se inició por un reclamo para que quinientos choferes reciban un pago adicional de $4.700, “porque se les agregó tareas”, según precisó Moyano. El gremio sostiene su argumento en un acuerdo que firmó en noviembre del año pasado con la cámara de las empresas cementeras, y ahora pretende trasladar el mismo entendimiento hacia el sector de transporte de glucosa. “Se lo pedimos a los que transportan la glucosa ya que los choferes realizan tareas adicionales como la carga y la descarga, entre otros trabajos”, señaló Moyano.

Comentá la nota