Moyano apadrina conflicto de marítimos

Moyano apadrina conflicto de marítimos

Los conflictos en el transporte tendrán este año el sello de la familia Moyano. Ayer hubo una señal en ese sentido con el apoyo de Pablo Moyano, hijo y lugarteniente de Hugo en el gremio de Camioneros, a la puja que mantiene el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) con la Federación de Empresas Navieras (FENA) y que desde el fin de semana mantiene en gran parte paralizada la actividad mercante.

 La clave de la intervención es el cargo que desde el año pasado ocupa el dirigente como vicepresidente primero de la organización internacional de sindicatos del transporte (ITF) que, según su entorno, le permitirá involucrarse en disputas en la actividad por encima incluso de la CGT.

En el caso de los marítimos el conflicto se originó a partir del planteo de la FENA de asociar la paritaria de la actividad con un planteo de flexibilización del convenio colectivo de sus trabajadores. El SOMU, que desde hace un año y luego de una intervención a cargo de funcionarios de Cambiemos lidera Raúl Durdos, cercano a Hugo Moyano, rechazó el planteo y resolvió que sus afiliados deberán trabajar sólo las ocho horas estipuladas por convenio. Una suerte de trabajo a reglamento que, para la FENA, implica en los hechos un paro amplio de actividades en el gremio mayoritario.

La entidad patronal alegó en un comunicado que durante el fin de semana se pararon “más de 50 buques” con “pérdidas millonarias en dólares” a pesar de haber pactado en diciembre una suba de 30% con todos los gremios de la actividad, para el período entre abril y diciembre de 2018, y de haber ofrecido para el lapso de enero a marzo de este año un adicional de 15 por ciento que el SOMU rechazó.

Durdos le confirmó a este diario que los afiliados trabajarán en función de la jornada habitual sin prestación de horas extras “por tiempo indeterminado” hasta entablar una negociación con la FENA, aunque negó que se tratara de un paro de actividades. “Como representantes sindicales no podemos firmar nada que vaya en contra de los marítimos”, explicó el dirigente. Durdos también le agradeció el respaldo a Pablo Moyano, expuesto a través de un comunicado.

“Ante el atropello de todos los derechos y conquistas laborales que viene llevando adelante el Gobierno nacional de Cambiemos y ante la dramática situación económica que vive el país, es que Pablo Moyano, vicepresidente primero de la ITF, manifestó su respaldo y acompañamiento al reclamo que viene llevando adelante el SOMU en defensa de su convenio colectivo de trabajo. La extorsión de modificar el convenio a cambio de un aumento salarial es perjudicar a los trabajadores y entregar toda conquista”, señala el texto que difundió el camionero.

La mención a su cargo en la ITF no fue azarosa. Cerca del dirigente explicaron que ese reconocimiento, formalizado en octubre pasado en el último congreso del organismo internacional, será la base legal para su involucramiento de lleno en toda la conflictividad del transporte por encima, incluso, de los sellos que en la Argentina tienen mayor incidencia como la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) y la propia CGT.

Es que Pablo Moyano ambiciona con disputar la jefatura de la CGT con base en un armado gremial ecléctico como el Frente Sindical por el Modelo Nacional, en donde confluyen los Camioneros, los mecánicos del Smata, los bancarios y las dos CTA, entre otros. En tanto que la CATT permanece, por ahora, bajo el liderazgo formal del portuario Juan Carlos Schmid (que ya no es referente del moyanismo) y la conducción de facto del maquinista ferroviario Omar Maturano y del colectivero Roberto Fernández, más cercanos a Cambiemos por su dependencia directa de los subsidios.

Coment� la nota