Moyano apuesta a sumar a la clase media a su movilización

Llamó a marchar el 14 a la Plaza de Mayo sin identificaciones sindicales; reclamará por la inseguridad, la inflación y la pobreza

En un intento de cruzar la frontera de la militancia gremial y convocar a la clase media, la CGT que lidera Hugo Moyano postergó la idea de activar una nueva huelga para impulsar dentro de ocho días una movilización a la Plaza de Mayo con tres reclamos puntuales: pedir respuestas oficiales ante la inflación, la pobreza y la inseguridad.

Moyano ratificó ayer la movilización ante las incógnitas que surgieron entre sus colegas cegetistas al informarles su anhelo de que el 14 de mayo no se exhiban identificaciones gremiales, sino sólo banderas argentinas, y que tampoco haya oradores, sino que quiere que se lea un documento que está aún en etapa de elaboración.

En la CGT son varios los dirigentes que dudan del éxito de la convocatoria. Hasta los moyanistas de la primera hora se muestran cautelosos y expectantes. "No es lo mismo defender un paro que una movilización multisectorial", analizan los aliados del camionero. Y reconocen que la jugada es tan riesgosa e incierta como inusual para el ADN sindical.

Por eso, Moyano reunirá mañana a sus hombres más incondicionales. Apuesta a cerrar filas para garantizarse el respaldo y unificar el sentido de la protesta. Y junto a ellos decidirá la estrategia para evitar que se politice la movilización de la semana próxima.

Moyano, además, le pedirá a su aliado Luis Barrionuevo que haga lo mismo con sus adherentes de la CGT Azul y Blanca. La CTA opositora ya rechazó sumarse a la protesta porque apostaba a "una medida más fuerte y no una de menor magnitud", según manifestó su jefe, Pablo Micheli. Después de la huelga del 10 de abril, la CTA había sugerido hacer una marcha con un paro general de 36 horas. Pero su iniciativa no prosperó.

Ante la ola de dudas, Moyano debió ayer ratificar el espíritu de la movilización. "El triángulo formado por la creciente inflación, la persistencia de la pobreza y el flagelo de la inseguridad constituyen el principal reclamo que la sociedad argentina le formula al Gobierno y a toda la clase política", planteó el jefe de la CGT a través de un comunicado.

Y agregó: "Vemos con gran preocupación cómo el discurso presidencial pregonando las virtudes de este «modelo» tiene enormes grietas: índices ocultos, aumento de los planes asistenciales, trabajo precario, caída del empleo privado, jubilaciones miserables".

El mensaje de la CGT opositora concluyó con un llamado a todos los sectores. "Frente a este panorama es urgente promover cambios que sean posibles y necesarios para el futuro. La CGT quiere saber cómo se proyectan esos cambios, pero para apoyarlos o cuestionarlos hay que reconocerlos y asumirlos porque el Gobierno sigue encerrado en su propio silencio y repitiendo lo hecho en el pasado. Por estas razones, la CGT reitera su llamado a toda la ciudadanía, sin banderas políticas ni encuadramientos, sólo con la convicción de que alguien escuche este clamor popular."

Tal vez Moyano viaje mañana a Santa Fe, junto con el resto del consejo directivo cegetista. La idea es argumentar desde allí las razones por las que incluyó la inseguridad entre las prioridades de su rosario de reclamos. Será porque ayer, en Rosario, murió un afiliado camionero en un confuso episodio delictivo. A través de un comunicado, el sindicato repudió el hecho y solicitó una audiencia con el comisario mayor José Luis Amaya para exigir "que se extremen las medidas necesarias para asegurar la paz indispensable para trabajar".

Por este episodio, es posible que Moyano active un paro nacional de 24 horas de la rama Aguas y Gaseosas, donde se desempeñaba Damián Vaca, el trabajador que perdió ayer la vida.

En diciembre de 2012, Moyano y Micheli habían intentado mezclar a los sectores medios con la militancia gremial en una de sus protestas en la Plaza de Mayo. Por entonces, los jefes sindicales habían dado la orden de activar contactos con los caceroleros que orquestaron las movilizaciones del 13-S y del 8-N. No lo lograron. Rodeados de su militancia y con menos convocatoria de lo esperado, denunciaron aquella vez "un ajuste" y reclamaron, como ahora, por la inflación, la inseguridad y mejoras salariales y tributarias.

ROSARIO: MATAN DE OCHO BALAZOS A UN CAMIONERO

ROSARIO.- La violencia en el gremio de Camioneros de Santa Fe volvió a estallar ayer luego de que fuera asesinado de ocho balazos en Rosario Damián Vaca, un repartidor de gaseo sas que pertenecía a un sector del sindicato.

Los investigadores sospechan que este crimen es parte de la saga que comenzó con el tiroteo que se produjo el sábado 12 de abril en el camping de Camioneros en Pérez, donde se iba a realizar una asamblea. En ese enfrentamiento, en el que se hicieron más de 50 disparos, murió Nicolás Savani, de 24 años.

Tras el hecho, Hugo Moyano dispuso la intervención del gremio santafecino. Designó a partir de hoy a Pedro Mariani, un hombre suyo. El sindicato estaba en manos de Marcelo Dainotto, que fue suspendido en una asamblea irregular por el sector alineado con Rubén López.

Comentá la nota