Moyano y Barrionuevo piensan en un paro después del Mundial

Moyano y Barrionuevo piensan en un paro después del Mundial

Trataron el tema con otros sindicalistas opositores. Y buscan sumar a la CTA de Micheli. 

Hugo Moyano sigue el desempeño de la Selección Argentina en el Mundial con inmensa atención. Aunque fanático del fútbol –y ahora candidato a presidente de Independiente–, su interés en realidad es extra deportivo. De cómo le vaya en Brasil a Messi y compañía definirá el momento en el camionero y el resto de los líderes del sindicalismo opositor convoquen a un nuevo paro general contra la administración de Cristina Kirchner.

La decisión de realizar una medida de fuerza se consensuó en un cumbre que hubo el jueves en la UTA y de la que participaron Moyano, el gastronómico Luis Barrionuevo, el maquinista Omar Maturano, Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), el estacionero Carlos Acuña, el péon rural Gerónimo Venegas, el panadero Abel Frutos y el dueño de casa, el colectivero Roberto Fernández.

Lo que aún no está definida es la fecha. “Veremos cómo le va a la Selección”, explicó anoche un sindicalista que participó de la reunión en UTA. El Mundial termina el domingo 13 de julio y las vacaciones de invierno el viernes 18.

“En plenas vacaciones no lo vamos a hacer. Quizá terminemos haciendo el paro a principios de agosto ”, razonó el dirigente.

Por ahora, está descartada la idea de convocar a un paro de 36 horas como proponían algunos gremialistas. “La idea es que sea de 24 horas”, aseguraron.

La convocatoria al paro tendrá los mismos ejes que la huelga del pasado 10 de abril y que son parte de la agenda de reclamos del sindicalismo opositor: modificación de Ganancias, mejora en los haberes jubilatorios, cancelación de la deuda con las obras sociales y políticas contra la inflación y los despidos, entre otros.

Se convocará a sumarse a la movida al líder de la CTA anti K, Pablo Micheli. El estatal es uno de los que más plantea que debe haber“unidad en la acción” entre las diferentes centrales sindicales. Moyano, por otro lado, acaba de invitar a Micheli a que vaya próximamente a cenar a su casa con su mujer, gesto que tiene con pocos sindicalistas.

El fin de semana que viene, Moyano y Barrionuevo se encontrarán en Mar del Plata con los dirigentes de la CGT oficialista Antonio Caló y José Luis Lingeri, en el marco de la Semana Social de la Iglesia. “Vamos a plantearles que si quieren que haya unidad en el movimiento obrero deben sumarse a nuestro paro”, anticipó un sindicalista opositor. Clarín le consultó si cree posible que la CGT alineada con la Casa Rosada vaya ahora al paro. “Mejor, si no se suman quedarán pagando ”, contestó.

En la cumbre en UTA también se decidió publicar la semana que vieneuna solicitada en la que se acusará al Gobierno de ser igual de“extorsionador” que los “fondos buitres”. De su redacción quedó encargado el moyanista Juan Carlos Schmid. Según trascendió, en el texto se señalará que la administración K “le paga a todo el mundo afuera, pero acá le debe el dinero a las obras sociales, a los jubilados, no modifica Ganancias y quiere ponerle tope a las paritarias”.

En la solicitada, sin embargo, las centrales opositoras apoyarán las negociaciones del Gobierno con los “fondos buitres”.

Para el éxito del paro del 10 de abril resultó sustancial la adhesión de la UTA y la Fraternidad. ¿Qué harán ahora Maturano y Fernández? Ambos son considerados “muchachos difíciles” que quieren “hacerse valer”, porque saben que su aporte a un paro es estratégico. A algunos el jueves les quedó la sensación de que el maquinista está dispuesto a jugar, pero con el colectivero hay dudas.

Comentá la nota