Moyano y Barrionuevo rechazan un acuerdo y piden ser escuchados

No reconocerán ningún pacto de la otra CGT; "Las paritarias son libres", dijo el camionero

A pesar del frustrado intento para unificar sus fuerzas en la misma CGT, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo volvieron ayer a exhibir sus coincidencias. Desde sus centrales rechazaron un eventual "pacto social" que puedan sellar la CGT oficialista, el Gobierno y las cámaras empresariales.

"Las paritarias son libres o no son paritarias. Nuestro sector va a discutir como corresponde", advirtió Moyano sobre un presunto intento del Gobierno para influir en el porcentaje de los aumentos salariales previstos para el año próximo.

El jefe de los camioneros criticó el encuentro de la CGT rival con funcionarios del Gobierno y empresarios. "No aceptaremos ningún pacto", dijo, seco y tajante. Y agregó: "Estoy preocupado por el horizonte de conflictividad que se vislumbra y la alteración de la paz social en el país".

Desde la CGT Azul y Blanca que encabeza Barrionuevo también surgieron críticas por el encuentro que mantuvo el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y otros funcionarios con la CGT aliada y un grupo de empresarios.

"Nos vamos a oponer a cualquier acuerdo entre gremialistas y empresarios al calor del poder. El Gobierno quiere escuchar que todo está bien, entonces por eso convoca solamente a estos dirigentes", dijo a LA NACION el barrionuevista Carlos Acuña (Personal de Estaciones de Servicios).

Acuña reclamó ser convocados al próximo encuentro. "Queremos participar, pero nunca nos escuchan", se quejó. Y también le apuntó a la suba de precios: "Entre la inflación, que es por responsabilidad de los empresarios, y el impuesto a las ganancias, que es culpa del Estado, te comen el salario".

Moyano encabezó ayer la reunión del comité central confederal de su CGT. Se aprobó un documento en el que, entre otros puntos, se vuelve a la carga para modificar el impuesto a las ganancias, retomar el carácter universal de las asignaciones familiares, subir las jubilaciones y convocar en forma "amplia y plural" a la movilización del 19 de diciembre a la Plaza de Mayo. "Sin el movimiento obrero no hay un modelo nacional y popular". Así se denominó al documento cegetista, que fue elaborado por los moyanistas Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Omar Plaini (Canillitas).

Se plantea allí que el Gobierno "interrumpió unilateralmente el diálogo con la CGT en septiembre de 2011". Además, hace una dura crítica sobre el cambio de rumbo de algunas políticas kirchneristas, a las que denominó "conservadoras". Y se enumera: "La ley antiterrorista para reprimir el conflicto social; la presión tributaria sobre los salarios en forma directa e indirecta; la tercerización laboral y el trabajo precario; los topes salariales a las negociaciones paritarias; la ley de riesgos del trabajo, a medida de lo deseado por el sector empresario; el ajuste en las asignaciones familiares, con la consecuente discriminación, y la retención indebida de los fondos de las obras sociales son los síntomas evidentes de este cambio de rumbo".

Moyano y Barrionuevo confluirán sus fuerzas en la marcha del 19, junto con la CTA disidente..

Comentá la nota