Moyano y Barrionuevo se unen para pedir un 30% en las paritarias

Se juntarán en Mar del Plata, donde podría ir gremios afines al Gobierno. Fernández, de la UTA, pide una CGT unida.
Los sindicatos comenzaron a unirse en contra de un techo del 20% en las paritarias que impone Cristina: Luis Barrionuevo recibirá a Hugo Moyano en Mar del Plata y empezó a sondear a los gremios más cercanos al Gobierno.

El encuentro se realizará el 20 de enero, en el domicilio de Barrionuevo de Mar del Plata, donde cada año el gastronómico reúne a dirigentes en un asado.

En esa ocasión, al "tradicional asado" de Barrionuevo concurrirían sólo un reducido grupo de dirigentes, los de mayor representación y capacidad para definir una postura contraria al Gobierno, que motoriza acuerdos salariales del orden del 20 por ciento.

La reunión abrirá una instancia de unión entre los sindicatos para oponerse a la decisión presidencial de poner un techo a las paritarias, que por estos días negocia Carlos Tomada con Antonio Caló, jefe de la UOM y de la CGT oficialista.

“Tenemos que unirnos para sumar fuerza. No podemos seguir divididos y dejar que el Gobierno siga siendo tan poco serio como para decirnos que puede medir la inflación con 100 productos”, le dijo a LPO Roberto Fernández, secretario general de la Unión Tranviaria Automotor.

Enfrentados abiertamente al Gobierno de Cristina Fernández, Barrionuevo y Moyano se despacharían con reclamos de "aumentos salariales superiores al 35 por ciento" en paritarias, confiaron voceros de los opositores.

"Ni siquiera sus amigos de la CGT-Balcarce", confían que el control de precios que lanzó el Gobierno pueda lograr mitigar el "deterioro salarial producto de la inflación que o pueden controlar", dijeron.

Desde la vereda de enfrente, en la CGT afín al Gobierno que encabeza el metalúrgico Antonio Caló aguardan impacientes un llamado del Gobierno que les permita encontrarse cara a cara con la presidenta Cristina Fernández para presentarle sus reclamos.

Previo a la Navidad, el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, recibió en Casa de Gobierno a Caló y a los integrantes de la denominada 'mesa chica' de la CGT oficialista y les pidió "prudencia" a la hora de hacer reclamos de aumentos salariales en paritarias.

El pedido oficial, no les cayó bien a los popes sindicales a tal punto de que en la oportunidad el mercantil Armando Cavalieri le aseguró que "yo le dije a Capitanich que esta CGT no acepta condiciones a la hora de discutir salarios" y que "los aumentos se definen en paritarias".

Al descontento de Barrionuevo y Moyano, habrá que sumarle el reclamo que hace la CTA-disidente que lidera Pablo Micheli, que ya adelanto que reclamará incrementos superiores al 35 por ciento y un salario mínimo de 8000 pesos.

A ese panorama deberá sumarse también las demandas coincidentes que vienen realizando los distintos sectores que conviven en el sindicalismo como la derogación del impuesto a las ganancias, un aumento de emergencia para jubilados y pensionados, el reparto de los fondos de las obras sociales sindicales y la universalización del salario familiar, entre otras reclamos.

Aunque desde ninguno de esos tres sectores nadie se anima hasta ahora a afirmar que todo eso podría terminar uniendo al sindicalismo opositor en un paro nacional a fines de febrero o principios de marzo próximo, tampoco nadie descarta la idea abiertamente.

Comentá la nota