Moyano y Barrionuevo van por la unidad sindical y el apoyo del massismo

Moyano y Barrionuevo van por la unidad sindical y el apoyo del massismo
Organizan un encuentro con empresarios en Mar del Plata. Invitaron a Scioli, Massa y De la Sota. La postura del sindicalismo kirchnerista.

El sindicalismo opositor al Gobierno tiene por estos días un objetivo claro: lograr la mayor cantidad de apoyos posibles, especialmente en el PJ, para reclamar aumentos salariales superiores a la inflación -o incluso paritarias cada tres meses- en 2014.

Por eso, el secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, se alió con su par de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, para convocar a un encuentro con sindicalistas, empresarios, políticos y ruralistas el próximo lunes 20 de enero en Mar del Plata.

Los organizadores convocaron, entre otros, a los gremios nucleados en la CGT oficial, conducida por Antonio Caló. Pero el metalúrgico, alineado con la Casa Rosada, no asistiría.

"Por más que estemos en posiciones antagónicas hay conversaciones entre los compañeros del sindicalismo", afirmó Juan Carlos Schmid, secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento, sobre las relación entre Moyano y Caló.

El dirigente, en diálogo con Radio El Mundo, anticipó que podría "haber una mesa de diálogo" entre los gremios opositores y el Gobierno "si hay grandeza y una voluntad de cambio, porque sentarse a una mesa a tomar café y sacarse una fotografía y que no haya voluntad de cambio, eso no sirve para nada".

Tampoco asistirá Daniel Scioli, aliado clave del kirchnerismo. "Participar o no, o forzar mi presencia en la reunión no significa nada. Yo trabajo todos los días para mejorar la situación de los trabajadores y converso con todos los sectores sociales", justificó el gobernador bonaerense, según la agencia DyN.

Los otros dos invitados de peso son José Manuel De la Sota y Sergio Massa. El gobernador cordobés aún dudaba en participar: la amenaza de un nuevo acuartelamiento de la policía provincial lo obligó a volver a pedir ayuda a la Casa Rosada. El Frente Renovador, mientras tanto, debatía si es conveniente la presencia de su líder en un cónclave opositor que el kirchnerismo probablemente vea como "destituyente".

El representante del massismo será Alberto Roberti, secretario general de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles y diputado del Frente Renovador. "Como dirigentes gremiales no nos podemos hacer los distraídos, porque hay temas de mucha gravedad. Amerita que estemos participando en toda reunión de carácter gremial, cualquiera sea la procedencia", aseguró.

"A este país lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie". La CGT Azopardo usó esa histórica frase de Juan Domingo Perón como título de un documento crítico sobre el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que elaboraron previo a la reunión.

Según el texto, existe "una manifiesta incapacidad de gestión" del Ejecutivo Nacional. "La responsabilidad del Estado, lejos de estar presente, se debate sin pena ni gloria en una Argentina de saqueos, cortes de energía, fuga de capitales, disparada de precios y un gran desorden estructural", escribieron.

También se cuestionó la "escasa claridad de los dirigentes políticos", quienes "desdibujaron los espacios donde deberían articular las demandas de la sociedad y brindarles respuestas". "¿Cómo es posible que en el ejercicio de la política aquellos que la ejecutan desde el puente de mando o aquellos que quieren ocupar ese lugar no sepan, no puedan o no quieran abrir un nuevo capítulo en nuestra historia?", reclamaron.

"¿Qué Estado necesitamos? ¿Cómo le damos densidad a los partidos políticos? ¿Cómo mejoramos la educación? ¿Qué plan de desarrollo e infraestructura trazamos? ¿Estamos decididos a enfrentar el flagelo del narcotráfico?", se preguntaron los moyanistas.

Además, pidieron "preservar nuestros salarios y la salud que está amenazada por las retenciones del gobierno en las obras sociales, porque aspiramos a lograr un haber digno para los jubilados y queremos mantener la estabilidad política al efecto que se cumplan los plazos constitucionales".

"Los problemas del presente nos interpelan a todos: A los titulares y a los suplentes, la difícil coyuntura no debe dejar a nadie excluido, porque nada de lo que pasó es consecuencia de la marcha hacia el futuro", concluyó la CGT Azopardo.

Comentá la nota