Moyano calienta la paritaria con bloqueos

Moyano calienta la paritaria con bloqueos

Camioneros retomó las protestas en Siderar y por el transporte de glucosa; hoy se inicia la negociación salarial

"Va a ser una paritaria durísima", avisó Pablo Moyano. Decidido a que la sentencia empiece a ganar cuerpo incluso antes de sentarse a negociar, el gremio de Camioneros, que conduce su padre, Hugo Moyano, jefe de la CGT opositora, retomó ayer los bloqueos en plantas de Ternium Siderar, del Grupo Techint, y sumó un nuevo conflicto por el transporte de glucosa a fábricas de bebidas y alimentos.

El sindicato comenzará discutir hoy en el Ministerio de Trabajo con la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) el aumento salarial de este año. Será una reunión de presentación de propuestas. El gremio formalizará su pedido de una suba de 40%, muy por encima de los aumentos por debajo de 30% que en el primer semestre acordaron casi todos los gremios.

Desde ayer, afiliados a Camioneros impiden la entrada y salida de camiones en tres de las nueve plantas productoras de Siderar en Canning, Ensenada y Florencio Varela, en la provincia de Buenos Aires. Hoy podrían extender los bloqueos a la fábrica de San Nicolás.

El conflicto tuvo varios capítulos y recrudece desde principios de año cada comienzo de mes. Tiene que ver con 17 trabajadores despedidos por la transportista Vilaltella & Valls SA, que brindaba servicios a Siderar. El gremio de Moyano exige indemnizaciones por $ 7,8 millones por esos despidos.

La disputa comenzó cuando la empresa transportista, contratada por Siderar, entró en concurso preventivo, a mediados de 2012, y echó a diez choferes, a los que se sumaron otros siete despidos. Según Siderar, Vilaltella y Valls SA dejó de prestarle servicios entonces. Ayer, la metalúrgica volvió a tomar distancia del diferendo. "Siderar ha acreditado suficientemente que resulta totalmente ajeno al conflicto planteado entre terceros", advirtió en un comunicado.

Desde la firma indicaron a LA NACION que las plantas afectadas producen 3200 toneladas de chapa a diario y que si la protesta se extendiera "por dos o tres días más" el abastecimiento del insumo "podría complicarse seriamente". Siderar anunció que presentará denuncias penales contra el gremio.

"No nos olvidamos de la plata que le deben a la gente y vamos a reclamar todo el tiempo que sea necesario", dijo a LA NACION Marcelo Aparicio, número tres de Camioneros.

Moyano activó otro flanco de conflicto en las plantas productoras de glucosa y fructosa, también bloqueadas desde ayer. Son seis y están en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán y San Luis.

El gremio reclama un plus para los choferes que, además de trasladar la sustancia, realizan tareas de carga y descarga no contempladas en su convenio. Pretenden un adicional similar al que cobran los choferes que transportan combustible y cemento. Hoy habrá una audiencia en el Ministerio de Trabajo para intentar encauzar el reclamo.

Para sostener el reclamo de 40%, en la paritaria que comienza hoy en la sede de la cartera laboral de la avenida Callao, Pablo Moyano hará hincapié en la brusca devaluación de enero y en la inflación acumulada en los primeros meses del año.

El índice que publica el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT de Moyano ubicó el alza de precios de mayo en 2,17% y la suba interanual, en 34,63%.

MARCHA POR LOS JUBILADOS

Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Pablo Micheli volverán a compartir en la calle un reclamo contra el Gobierno. El jefe de la CGT Azopardo y su par de la CGT Azul y Blanca anunciaron ayer que el martes próximo, a las 15, marcharán a la sede central de la Anses para reclamar un "aumento de urgencia" para los jubilados..

Comentá la nota