Moyano y Caló, unidos por las críticas al Gobierno: bronca por inflación y salarios

Moyano y Caló, unidos por las críticas al Gobierno: bronca por inflación y salarios
El camionero ratificó que marchará a Trabajo contra el techo en las paritarias y llamó a un apagón en apoyo a las víctimas de Once. Caló reúne hoy a su CGT para profundizar las quejas

ELIZABETH PEGER Buenos Aires

Las mismas diferencias que los separaron un año atrás ahora parecen fomentar un acercamiento. Al menos desde el discurso, Antonio Caló y Hugo Moyano, los jefes de las dos CGT, parecieron ayer ser parte del mismo espacio sindical, machacando al unísono con una catarata de críticas contra la administración de Cristina Fernández. El líder de la UOM, que expresa a la central gremial más cercana al oficialismo, hasta le sacó considerable ventaja al camionero en la dureza de su embestida, que incluyó la fuerte denuncia de un país estancado económicamente.

“Estamos preocupados: damos salud a un millón de personas, tenemos que comprar aparatos (de tecnología médica) y se estancó la recaudación. Y cuando se estanca la economía de un gremio, es porque la economía (del país) está estancada”, castigó Caló en declaraciones radiales. Elevó así el tenor de las quejas que había lanzado el miércoles contra la Casa Rosada, cuando a la salida de la reunión de la primera línea cegetista aseguró que el congelamiento de precios dos dos meses “explota el día 61” y prácticamente se declaró en pié de guerra contra cualquier maniobra oficial destinada a ponerle un techo a las discusiones salariales.

El metalúrgico profundizó ayer esa línea discursiva. Reclamó al Gobierno que convoque en forma urgente a “todos los actores sociales” para extender en el tiempo el congelamiento de precios y advirtió que la inflación es “el impuesto que más perjudica a los trabajadores”. El dirigente dio así un paso más en la decisión definida el miércoles por la central obrera que comanda de endurecer su posición frente al Ejecutivo ante la falta de respuestas oficiales a los principales planteos de los gremios. El plan cegetista se profundizará hoy con la reunión del consejo directivo de la entidad que tiene previsto formalizar la convocatoria a un plenario de secretarios generales de los más 80 gremios que integran la central, una puesta en escena destinada a hacer oír públicamente su malestar contra las últimas medidas del Gobierno.

Rápido de reflejos, Moyano buscó ayer sacar provecho de la bronca descargada por Caló, a la que respaldó abiertamente. El camionero aplaudió los cuestionamientos de su adversario sindical sobre el acuerdo de precios y apoyó su planteo de rechazo abierto a un intento del Gobierno de poner un tope a los aumentos salariales. “¿Cómo no se va a quejar? Si ha comenzado el congelamiento de salarios”, criticó luego de encabezar una reunión de la cúpula de su propia CGT.

Como parte de su guiño, Moyano ratificó su disposición a sentarse a dialogar con Caló la posibilidad de una unificación de las dos centrales, aunque esa alternativa no aparece aún en los planes de la entidad que conduce el metalúrgico.

Durante el encuentro de ayer, el moyanismo ratificó que marchará junto a la CTA disidente de Pablo Michelli el 14 de marzo al Ministerio de Trabajo para denunciar las maniobras para limitar la negociación colectiva y anunció su adhesión a la protesta que impulsan los familiares de las víctimas de la Tragedia de Once a Plaza de Mayo el próximo 22 de febrero, en reclamo de “justicia” y de asistencia del Gobierno a los sobrevivientes. Además, según anunció Julio Piumato, la entidad convocará a un apagón en todo el país en apoyo a las víctimas de esa tragedia

Comentá la nota