Moyano cuestionó a los policías y criticó la “impericia” del Gobierno

Moyano cuestionó a los policías y criticó la “impericia” del Gobierno
El líder de la CGT entendió el reclamo de las fuerzas provinciales, pero se mostró en desacuerdo con el método.
Hugo Moyano agarró uno de sus celulares y le mostró al petrolero Guillermo Pereyra, su adjunto en la CGT y senador por Neuquén, una foto que tenía en el aparato. En la imagen se lo veía al neuquino cerca de Andrea del Boca y de otras figuras en los festejos del martes que organizó el Gobierno en la Casa Rosada por los 30 años de democracia. El camionero se quedó en silencio, pero el que no se aguantó para chicanearlo, aunque es su amigo, fue Gerónimo Venegas: “¿Qué tenía que hacer ahí un opositor?”. “Es que me invitaron”, argumentó Pereyra. Pese a la tensión con la que arrancó la reunión de Consejo Directivo cegetista, hubo consenso en criticar por igual a la administración K por la “impericia” con que manejó el conflicto con las fuerzas de seguridad y a las policías provinciales por el método que eligieron para protestar.

La posición cegetista quedó fijada en un documento que la central distribuyó ayer a la tarde y que lleva la firma de Hugo Moyano. “ Es lamentable”, arranca el texto, “pero en la Argentina las imágenes de saqueos, desmanes y robos a las propiedades no son nuevas; adormecidos por el relato y casi sin darnos cuenta, después de un ciclo de crecimiento y consumo, la impericia de la clase gobernante nos devuelve a la cruda realidad”.

El documento también plantea: “No podemos menos que comprender la naturaleza del reclamo policial. ¿Cómo justificar sueldos de $5.000 cuando el índice de inflación pulveriza el poder de compra de nuestro pueblo? Si bien es cierto que compartimos la necesidad de que la familia policial viva dignamente no es posible compartir el método que nos vuelve a todos víctimas y rehenes de un reclamo que debe resolverse en otro plano allí donde está fracasando la política”. Esta última línea es la única de todo el texto que está destacada en negrita.

En otro párrafo se vuelve a criticar la metodología usada por los policías para protestar.

“No es el acuartelamiento la acción más precisa para suscitar la empatía del vecino, no es dejando los barrios indefensos como se lograra el reconocimiento económico y moral”.

El texto también señala: “La ausencia del Estado como garante de la seguridad y la vida de los ciudadanos, el desmanejo político de la seguridad, la presencia del narcotráfico, la persistencia de la desigualdad y la inflación hacen de la situación social un caldo de cultivo para gente dispuesta a sembrar el caos. Hay que dejar de buscar culpas en otros y tomar el mando de una situación que debió haberse previsto en lugar de hacer oídos sordos ante el clima de descontento que el país vive”.

La CGT definió ayer formar un Comité de Crisis que hará un seguimiento de la situación en todo el país. “Uno entiende que esto se va a profundizar. Si antes los gobernadores no podían pagarles sueldos de $4.000 a los policías, menos aún las subas que acaban de dar”, dijo Venegas.

Comentá la nota