Moyano dijo que los aumentos salariales no pueden ser inferiores al 32%

Moyano dijo que los aumentos salariales no pueden ser inferiores al 32%
El líder de la CGT disidente vaticinó que el paro nacional del 10 de abril tendrá "una adhesión muy, pero muy importante a pesar de todas las maniobras del Gobierno para debilitarlo".
El líder de la CGT disidente, el camionero Hugo MOYANO, vaticinó hoy que tendrá "una adhesión muy, pero muy importante" el paro nacional convocado para el 10 de abril por los gremios opositores, "a pesar de todas las maniobras del Gobierno para debilitarlo".

"Es una situación muy difícil la que tiene el país", dijo el sindicalista, quien aseguró que "la gente va a parar para que se den cuenta que están en desacuerdo con el Gobierno".

En declaraciones a radio La Red, Moyano calificó como "lamentable" que desde el ejecutivo nacional se haya calificado como "paro político" a la medida de fuerza, y agregó que "ya estamos acostumbrados a que en el Gobierno son puros y castos y nosotros somos el resto".

"El Gobierno tenía intención de firmar las paritarias de un 22 por ciento como máximo. Por la presión que metimos nosotros, hoy se están firmando por el 30, 31 y 32 por ciento. La división del movimiento obrero posibilitó que no avasallen los derechos del trabajador. Si hubiéramos estado todos subordinados y arrodillados ante el Gobierno, se hubiera firmado por el 22 por ciento, como pretendía el Gobierno", continuó.

El líder camionero reclamó que los aumentos salariales "no sean inferiores al 32%". Según Moyano, "todos los gremios son conscientes de que la inflación ha superado el 30 por ciento en los últimos meses y firmar por debajo de ese porcentaje, es quitarle poder adquisitivo al salario del trabajador".

Fue allí cuando Moyano apuntó a los gremios de la CGT oficialista, que conduce el metalúrgico Antonio Caló, y enfatizó: "Si piensan en sus trabajadores, el aumento no puede ser inferior al 32, 33 por ciento".

Asimismo, dijo que "por una cuestión de humanidad, el Gobierno tiene que dar otro aumento a los jubilados. Anunciaron un aumento del 11 por ciento y ya ha sido superado por la inflación antes de cobrarlo: lo cobran en los primeros días de abril y ya se lo comió la inflación".

"Los jubilados ganan un sueldo de hambre. Es una situación muy difícil la que tiene el país, y con todo ese relato quieren hacer aparecer los años de gloria que hemos tenido, la década ganada. Ya ni ellos se lo creen. Esto va a determinar que la gente va a parar para que se den cuenta de que están en desacuerdo con el Gobierno. El paro tendrá una adhesión muy pero muy importante, a pesar de todas las maniobras del Gobierno para debilitarlo", sostuvo.

Agregó que "en un país medianamente serio, no están 3,5 millones de chicos sin ir al colegio porque el Gobierno no tiene la capacidad de resolver el tema. Es lamentable. En este mes que no han tenido clases los chicos, es responsabilidad del gobierno nacional, y después del gobierno provincial, que no tuvo la fortaleza para decir 'señores, esto no puede ser'".

Según Moyano, los gremios de la CGT oficialista, que conduce el metalúrgico Antonio Caló, "espero que les den respuesta a sus trabajadores y no hagan lo que el Gobierno los obliga a hacer. Si piensan en sus trabajadores, el aumento no puede ser inferior al 32, 33 por ciento".

"Todos los gremios son conscientes de que la inflación ha superado el 30 por ciento en los últimos meses. Firmar por debajo de ese porcentaje, es quitarle poder adquisitivo al salario del trabajador", opinó.

Comentá la nota