La CGT de Moyano se distancia de Micheli y duda sumarse al paro del 15 de mayo

La CGT de Moyano se distancia de Micheli y duda sumarse al paro del 15 de mayo
La cúpula cegetista evitó anunciar si se plegará a la huelga. Admiten malestar con la CTA. Micheli dijo que el propio Moyano le pidió que anunciara la medida de fuerza

ELIZABETH PEGER Buenos Aires

La CGT opositora que lidera Hugo Moyano volvió a postergar ayer una definición sobre su eventual participación en el paro nacional con movilización convocado por la CTA disidente de Pablo Micheli para el próximo 15 de mayo, en una postura que evidenció los crecientes cortocircuitos en la relación entre ambas centrales y que abrió interrogantes sobre el futuro de la estrategia de “unidad en acción” que las dos entidades pusieron en marcha en 2012.

La fecha de la nueva huelga del sindicalismo opositor fue anunciada la semana pasada por Micheli en el marco del congreso nacional de la CTA en Costa Salguero. Moyano participó brevemente de ese encuentro y respaldó el anuncio del paro por parte de Micheli, pero evitó confirmar oficialmente la adhesión de la CGT hasta reunir a su consejo directivo, encuentro que se concretó ayer.

Sin embargo, la participación de la central en la medida de fuerza no figuró en el temario oficial del encuentro. Al respecto, algunos dirigentes confiaron en reserva el fuerte malestar cegetista por el “apuro” de la CTA en ponerle fecha a la protesta”. “Siempre nos están poniendo la agenda”, reprochó un dirigente cercano al camionero, mientras otro gremialista se quejó de la “presión” de Micheli.

Esos reparos contrastaron, además, con los propios dichos de Moyano, que al ingresar a la reunión de su central había afirmado que “hay disposición y eso lo vamos a tratar ahora en la reunión” del consejo directivo, lo que finalmente no sucedió.

La decisión cegetista de posponer su definición sobre el paro sorprendió a Micheli, quien ratificó que el propio Moyano lo alentó a oficializar la medida para el 15 de mayo. “Me cuesta creer que haya pasado esto”, indicó el jefe de la CTA opositora a este diario, y confió que ayer mismo el camionero le confirmó que la cúpula cegetista analizaría en la reunión su adhesión a la medida.

Micheli consideró como “un error” que la CGT no se sume al paro porque, según remarcó, “la situación política amerita que los trabajadores estén en las calles para exigir respuestas al Gobierno”, y advirtió que la central que conduce mantendrá en firme la medida de fuerza aún sin la adhesión de Moyano. “Creo que es importante que el paro lo hagamos juntos y hasta ofrecemos cambiar la fecha”, insistió.

Los cortocircuitos en torno a la oportunidad de la huelga volvieron a mostrar las diferentes que subsisten dentro del frente sindical opositor que Moyano y Micheli conformaron a fines del año pasado con la intención de profundizar una estrategia de confrontación con la Casa Rosada y exigir respuestas para una serie de reclamos sindicales pendientes.

Por otra parte, durante el encuentro de ayer, la cúpula de la CGT anunció su adhesión a la marcha convocada para mañana por el gremio de judiciales, que conduce Julio Piumato, en rechazo a los proyectos que integran la reforma judicial que promueve la administración de Cristina Fernández.

Además, la entidad difundió los resultados del primer relevamiento de precios realizado por el Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la central obrera, que registró en el primer trimestre del año una suba de 4,89%, el doble del 2,4% que midió el Indec en el mismo período. El informe, coordinado por el dirigente Jorge Sola (Seguros), calculó en $ 1.495,04 el valor de la canasta básica total por adulto y destacó que en el primer trimestre del año la cantidad de personas bajo la línea de pobreza alcanzó el 27,2% y con un percentil de 4,3% de pobladores indigentes. Esas cifras equivalen a cerca de 10,9 millones de personas en condiciones de pobreza y 1,7 millones en situación de indigencia.

Comentá la nota