Moyano, muy duro contra el metalúrgico

Mientras avanza con los preparativos de la marcha a Plaza de Mayo que encabezará el próximo miércoles junto a la CTA disidente de Pablo Micheli, el titular de la CGT opositora, Hugo Moyano, se pronunció ayer con duros términos hacia el metalúrgico Antonio Caló, flamante titular de la central más afín a la Casa Rosada, a quién –según dijo– el Gobierno le impondrá “una obediencia debida”.

“Son las tareas que le han asignado: la obediencia debida”, enfatizó Moyano, y señaló que “algunos están dispuestos a aceptarla, otros no”.

En declaraciones radiales, el titular del sindicato de Camioneros defendió la posición de su propia central y sostuvo que esa actitud “no quiere decir que seamos conspiradores ni todas las estupideces que se dicen”.

“No estamos dispuestos a aceptar condiciones, sino a discutirlas”, subrayó el dirigente en tren de críticas hacia la conformación de la nueva CGT de Caló que recibirá el reconocimiento legal por parte del Gobierno.

En tanto, el moyanismo se concentró en los últimos días en los detalles de la la participación de parte del sector en la movilización del próximo miércoles a Plaza de Mayo, junto a la CTA disidente. En esa marcha, a la que también se sumará el titular de la federación Agraria, Eduardo Buzzi, reclamarán por la suba del mínimo no imponible de Ganancias, la universalización de las asignaciones familiares, el aumento de las jubilaciones y la lucha contra el trabajo en negro, al tiempo que repudiarán el proyecto de reforma a la ley de ART impulsado por el Gobierno, que el miércoles obtuvo media del Senado nacional.

Comentá la nota