Moyano eleva a 28% piso para paritarias y amenaza combatir pacto de precios y salarios

Crece la inquietud gremial por la próxima ronda de paritarias. El camionero alertó por la aceleración de la inflación y criticó idea oficial de fijar techo a la suba de sueldos
Mientras la CGT más cercana a la Casa Rosada, que lidera Antonio Caló, prevé reunirse en los próximos días para comenzar a definir una posición consensuada con vistas a las negociaciones salariales del próximo año, el sindicalismo opositor con Hugo Moyano a la cabeza buscó ayer primerear a los gremios oficialistas y marcar la cancha con el reclamo de un piso salarial del 28% para las paritarias de 2014. Moyano, además, repudió la negativa del Gobierno a disponer la excepción del medio aguinaldo del impuesto a las Ganancias y rechazó cualquier posibilidad de que los gremios acepten negociar un acuerdo de precios y salarios en un un cuadro de inflación creciente.

“La inflación se ha acelerado, y en los últimos días (del año), antes de Navidad, todos sabemos que los precios aumentan más”, advirtió el líder del sindicato de Camioneros, por los que consideró que la discusión por la suba de sueldos “hoy no puede ser menos que de 26% o 28%, hasta ahora”. El planteo anticipado por Moyano supera incluso las proyecciones que informalmente deslizaron la semana pasada referentes de la CGT de Caló, que estimaron en un 25% el piso de las demandas para la próxima ronda de paritarias.

En la central oficialista, como dentro del moyanismo, justificaron ese nivel de reclamo en la necesidad de compensar la suba de precios de este año (que calculan se ubicará en ese nivel), con lo que abiertamente pusieron en jaque la pretensión del Ejecutivo de avanzar en un acuerdo de precios y salarios para contener expectativas. “Eso es imposible sin compensar la inflación de este año y sin garantías en serio de lo que ocurrirá con los precios el próximo año”, advirtió un dirigente de la cúpula de la CGT oficial, quien adelantó que la próxima semana la entidad mantendrá un encuentro para analizar el tema.

En declaraciones periodísticas, Moyano coincidió ayer con la interpretación de Caló y compañía, aunque fue bastante menos diplomático para rechazar un pacto de esas características. “Si quieren imponer un techo de 15 o 20% (de incremento salarial) nosotros no lo vamos a aceptar. Eso sería que otras organizaciones sindicales (que integran las centrales oficialistas) discutan por los camioneros”, repudió”. Insistió en que si el Gobierno pretende fijar un tope para los aumentos de sueldos “que lo haga por decreto. Nosotros sabemos lo que vamos a hacer”, alertó en una abierta amenaza sobre la alternativa de asumir una postura de mayor confrontación contra la Casa Rosada.

Hace dos semanas, en un encuentro con gremios de la CGT y la CTA oficial, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, propusieron la posibilidad de trabajar en un pacto de precios y salarios. Capitanich se comprometió a revisar la cadena valor para intentar definir nuevos acuerdos de precios que moderen la inflación. Sin embargo, desde la propia CGT de Caló pusieron reparos a esa alternativa, al advertir que ese tipo de mecanismos para contener los precios “siempre fracasaron”. Una muestra palpable de la desconfianza sindical con esas promesas se evidenció en las últimas semanas a partir de la multiplicación de demandas de diversos gremios por el pago de suplementos o bonos salariales de fin de año.

Comentá la nota