Moyano encabezó una huelga judicial contra la reforma

Moyano encabezó una huelga judicial contra la reforma
El paro, que es por 72 horas, tuvo un alto acatamiento; el gremio reunió a más de 3000 personas en plaza Lavalle; hubo un corte de luz que favoreció el cese de actividades

Por Hernán Cappiello |

Encabezados por el líder de la CGT opositora, Hugo Moyano, los trabajadores judiciales comenzaron ayer una huelga de tres días, con una manifestación que reunió a más de 3000 personas frente a los tribunales y paralizó la actividad, en rechazo de las reformas judiciales que el Gobierno impulsa en el Congreso.

La medida de fuerza coincidió con un corte de luz en el Palacio de Justicia -cuyas causas nadie explicó- que se extendió desde las 10 hasta cerca de las 12.30, lo que favoreció la inactividad. De todos modos, hubo empleados y funcionarios que desalentaban a los abogados que se presentaban en el Palacio a dejar sus escritos.

La Unión de Empleados de la Justicia Nacional (UEJN), que conduce Julio Piumato, reunió a más de 3000 personas en la plaza Lavalle, frente al Palacio de Justicia. Tenían pancartas, un gran globo aerostático blanco y decenas de miles de volantes con los que blanquearon la calle y los pasillos de la planta baja de Tribunales.

Piumato y Moyano hablaron desde un trailer ubicado sobre la calle Talcahuano, frente a las escalinatas del edificio, donde se ubicó una banda de instrumentos de viento, con trompetas, clarinetes, trombones, y hasta un saxo, para acompañar los cantos de los manifestantes. En pleno apagón, el arquero de San Lorenzo, Pablo Migliore, declaraba acusado de encubrir un homicidio y terminó de exponer a oscuras.

Piumato estaba exultante con la convocatoria. "Fue la concentración más grande que hicimos en la historia del gremio", evaluó. La manifestación estuvo acompañada por delegaciones de judiciales que llegaron desde el interior del país.

Moyano criticó los proyectos de ley enviados por el Poder Ejecutivo al Congreso y reivindicó "esta histórica jornada de lucha de los judiciales por los salarios y la independencia de la Justicia". Advirtió que la Casa Rosada no quiere "democratizar" la Justicia con la reforma, sino "asegurarse el manejo total y absoluto" de los jueces, mientras que Piumato aseveró que "esta reforma no garantiza la transparencia en el ingreso a la Justicia".

"Impulsan leyes que van a seguir afectando los derechos de los trabajadores judiciales y de todos los trabajadores", aseguró Piumato.

La medida de fuerza se extenderá por 72 horas y concluirá a la medianoche del viernes próximo, razón por la cual la actividad judicial se verá disminuida o anulada hasta la semana próxima. La convocatoria a la medida de fuerza se realiza con la consigna "no al ajuste y avasallamiento del Poder Judicial".

"Nos quieren engañar", dijo Moyano ante una multitud que festejaba cada uno de sus párrafos. Y agregó: "Dicen que buscan agilidad en el proceso, pero no es así. Yo les recomiendo que si quieren esto, que no sólo les paguen a los jubilados, que ya han tenido sentencias firmes, sino a todos, como ya dijo la Corte". El líder camionero instó a defender "los derechos de todos los trabajadores" y advirtió que con la creación de nuevas cámaras de casación "en el fuero laboral se perjudica al trabajador y se beneficia a empresarios inescrupulosos".

"¿Qué habría pasado si no hubieran habido cautelares cuando se robaron la plata del corralito?", se preguntó Moyano, al señalar que ahora "es el turno de los jueces".

"¿Por qué tanto apuro? ¿Por qué no discutir estos temas como corresponde? ¿Por qué hacen todo imponiéndolo?", se preguntó el dirigente del gremio de camioneros, que hoy se sumará a la movilización del 18-A. "Cuando no se discute como exige la democracia algo ocultan. Tratan de manejar la Justicia como manejan el Congreso", disparó. Piumato coincidió: "La reforma judicial pone en riesgo la independencia de los poderes y transforma a los jueces en empleados del poder de turno"..

Comentá la nota