Moyano espera una señal del Gobierno que todavía no llega

Moyano espera una señal del Gobierno que todavía no llega

Pese a las presiones de sus aliados para que profundice la protesta, el camionero busca negociar. En su entorno descuentan que esta semana le extenderán el permiso a OCA.

Hugo Moyano decidió iniciar un compás de espera para medir las reacciones del Gobierno y sus rivales internos en la CGT tras el 21F. Está satisfecho por la convocatoria y la organización de la marcha, donde Camioneros puso en juego todo su poder de fuego nacional. En su entorno, aseguran que no hay prevista ninguna reunión con sus nuevos aliados, menos aún previsión de nuevas medidas de protesta contra el oficialismo. 

Desde la CTA, la Corriente Federal y el Triunvirato de San Cayetano se multiplicaron las expresiones de deseo para dar continuidad al frente. Algunos quieren impulsar la construcción de un polo político opositor, mientras otros priorizan la continuidad de las acciones de reclamo. Ninguno recibió aún señales claras desde la conducción de Camioneros. 

Esta semana, en el moyanismo descuentan que se extenderá el permiso de la firma OCA para continuar operando. Creen que no hay margen para forzar despidos masivos y que no hace falta una reconciliación con el Ejecutivo para que garanticen la continuidad laboral de los 7 mil empleados.

Desde el inicio de su escalada contra el Gobierno, el camionero siempre dejó claro que está preparado para un armisticio, pero la señal nunca llega. En su entorno creen que en las últimas semanas creció la presión del oficialismo a los jueces que tramitan causas en su contra. La estrategia para los próximos días es moderar la confrontación, sin dejar de plantear críticas. También evitarán anuncios de nuevas medidas. Nadie quiere dar un paso en falso luego de una marcha que evalúan como un éxito. 

Otro frente de acción moyanista es el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, donde Pablo Moyano participa como consejero. El jueves hubo un encuentro donde el dirigente de Camioneros clamó profundizar el camino a una alianza que incluya a todos los sectores del peronismo. 

Varios consejeros se sumaron a la marcha del miércoles pasado, como el presidente del PJ provincial, Gustavo Menéndez (intendente de Merlo) y su segundo, Fernando Gray (Esteban Echeverría), y Mario Secco Sin embargo, también hay en el consejo partidario detractores del referente sindical. Algunos intendentes se sintieron presionados porque en sus distritos se hizo sentir más fuerte que en otros la protesta de los recolectores de basura.

“En 2019, el presidente será peronista”

El líder camionero señaló ayer que el 21F nació  “un movimiento que piensa en la gente, para que el país no vuelva a retroceder”. Hugo Moyano pidió no “descartar a nadie” ante la consulta sobre el rol que debía tener Cristina Kirchner en el PJ y anticipó que “en 2019, el presidente será peronista”. En una entrevista con Rosario Lufrano, cercana a su abogado Daniel Llermanos, el dirigente advirtió que el Gobierno quiere llevar al país al “pre-peronismo” porque “están en los 90”. Contó también que hace 3 meses que no habla con Mauricio Macri. Aclaró que “tiene mandato hasta el año que viene” pero también expresó el deseo de un cambio de rumbo en las políticas, al advertir que Cambiemos hace “todo para no ganar” un nuevo mandato. Sobre el futuro de la CGT dijo que Sergio Palazzo es un “buen candidato” a una nueva conducción, “pero no el único”. En relación a los cegetistas que se bajaron de la marcha, dijo que eran “presionables” y celebró que varios dirigentes decidieran no participar del viaje que realizarán con Jorge Triaca.

Coment� la nota