Moyano exigió los fondos de la salud y evalúa un paro

Moyano exigió los fondos de la salud y evalúa un paro
Movilizó a su gremio por el centro porteño en reclamo del pago de $ 955 millones a su obra social
Sin éxito en su travesía electoral de la mano de Francisco de Narváez, Hugo Moyano retomó los reclamos callejeros como escenificación de su poder. E n una protesta exclusiva del gremio de los camioneros, el jefe de la CGT opositora reunió ayer a una multitud en las narices de la Superintendencia de Servicios de la Salud (SSS), el organismo que administra de manera discrecional los fondos de todas las obras sociales sindicales.

Decidido a apropiarse de un reclamo que es unánime en casi todos los gremios, Moyano exigió el pago de una deuda de unos 955 millones de pesos que el Estado mantendría con la prestadora médica de los camioneros.

El líder gremial argumentó que la millonaria suma proviene de los exámenes psicofísicos a los conductores; los reintegros faltantes por los tratamientos de alta complejidad, y la retención del dinero que se acumula en el Fondo Solidario de Redistribución, la caja en donde se atesora el aporte obligatorio que se les retiene mensualmente a los trabajadores de sus salarios.

Moyano se quejó además por la atención médica que los sindicatos les deben brindar a los monotributistas. El problema de fondo es el desfinanciamiento del sistema: mientras que un monotributista paga $ 90 por mes, un trabajador en relación de dependencia aporta el 9% de su salario, suma que, depende el caso, llegaría a los $ 1000.

"Vamos a defender a las obras sociales con uñas y dientes. Si la Presidenta quiere administrarlas, que lo haga. Pero que no les falte un Geniol a los camioneros. El Estado es el que debe prestarles salud a los monotributistas", entonó Moyano, rodeado de la cúpula directiva camionera y unos pocos laderos de la CGT.

Moyano planifica un paro nacional en caso de no obtener una respuesta favorable a su reclamo y de mantenerse la sanción económica que le aplicó la SSS a la obra social de los camioneros por no atender más a los monotributistas.

Ya tuvo conversaciones preliminares con los dirigentes de su gremio y está dispuesto a buscar consensos en su CGT y en las otras centrales obreras. El caso de su obra social se replica casi sistemáticamente en otros gremios. El ejemplo más abarcativo es el Sindicato de Comercio, que cuenta con unos 600.000 afiliados monotributistas.

Moyano da por descontado que a su convocatoria podrían sumarse la CTA de Pablo Micheli; la CGT Azul y Blanca, que encabeza Luis Barrionuevo, y alguna organización de la CGT oficialista. Cualquier medida de fuerza sería después de las elecciones legislativas del 27 de octubre, según informaron a LA NACION.

"Los muchachos son alcahuetes, chupamedias y traidores. Aplauden todo lo que dice la Presidenta", criticó Moyano a sus colegas de la CGT oficialista por acatar la última medida de la Superintendencia respecto de las obras sociales. El organismo que encabeza la santacruceña Liliana Korenfeld dispuso liberar más fondos en dosis homeopáticas para los gremios, pero no dio señales sobre un futuro mecanismo de pago de la deuda que se atesora en el Fondo de Redistribución.

Con el soplido de la Justicia otra vez en la nuca por una causa de lavado de dinero que involucra a él y a su familia, Moyano se defendió al decir que la acusación "es un absurdo". Y atacó a uno de los impulsores de la investigación: el fiscal Carlos Gonella, titular de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos. También fue duro con el diario Tiempo Argentino por divulgar la información. Ante la feligresía camionera, llamó a votar en contra del Gobierno. "No les voy a decir a quién votar, pero sí a quién no", desafió con la voz súbitamente temblorosa antes de despedirse.

OCAÑA PIDE LA INTERVENCIÓN

La diputada nacional Graciela Ocaña denunció en 2010 a Hugo Moyano por defraudación a la obra social de los camioneros. En su momento, Ocaña presentó pruebas sobre la presunta salida irregular de fondos desde la prestadora a empresas ligadas a la familia del dirigente gremial.

La causa se reactivó ahora tras una serie de reportes de la Unidad de Información Financiera. "La Superintendencia debería intervenir la obra social de Moyano por lavado", dijo ayer Ocaña en Radio Cultura..

Comentá la nota