Moyano llevó a más de cuarenta gremios a su encuentro con Macri

Moyano llevó a más de cuarenta gremios a su encuentro con Macri
Lo secundó Luis Barrionuevo. Buscaron mostrarse partidarios del diálogo. Hablaron del dólar y de los precios.
Los tiempos en los que se decían barbaridades uno de otro quedaron definitivamente atrás. En un clima amigable, Mauricio Macri recibió ayer a Hugo Moyano -estaba acompañado por Luis Barrionuevo y otros 40 sindicalistas- para hablar de la actual situación económica, básicamente de los aumentos de precios y el dólar.

También fue un gesto político: para diferenciarse de la política de confrontación que, acusan, lleva adelante la Casa Rosada, el jefe de Gobierno porteño y el camionero quisieron mostrarse partidarios del diálogo.

La reunión fue apenas 9 días después del plenario que las CGT de Moyano y Barrionuevo celebraron en Mar del Plata y en la que Daniel Scioli, Sergio Massa y José Manuel de la Sota, es decir los tres presidenciables que asoman en el peronismo , dejaron plantados a los sindicalistas.

Macri mostró ayer que no tenía problema alguno en exhibirse con los gremialistas.

Al contrario: el encuentro fue evaluado por el macrismo como la posibilidad de exhibir al jefe de Gobierno como abierto al diálogo con todos los sectores, pero en particular con el sindicalismo.

“Si uno puede dialogar con los sindicatos se le saca la exclusividad en el diálogo al peronismo, y eso le da credibilidad a un proyecto alternativo de Gobierno”, explicó la diputada de Unión-PRO Patricia Bullrich, quien participó del encuentro junto a otros legisladores del macrismo y la plana mayor de la administración porteña.

Moyano y Bullrich fueron archirrivales durante el Gobierno de la Alianza, de la que la legisladora fue ministra de Trabajo. Para descalificarla, el camionero la había bautizado como “la piba”.

Pero ayer se mostraron amistosos. Es más: durante el encuentro el camionero recordó las peleas que mantuvo con diputada.

“De los enfrentamientos aprendí que el conflicto no es la forma de resolver los problemas sino que lo es el diálogo”, dijo el jefe de la CGT.

La audiencia había sido pedida por Moyano, la semana pasada. “Fuimos a ver a Macri, como pretendemos ver a todos los presidenciables, para que conozca la agenda de la CGT y saber qué piensa del país. Fue una reunión muy amplia, en la que se habló de todos los temas que preocupan a los argentinos”, dijo anoche a Clarín el líder camionero.

La audiencia debía llevarse a cabo en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, pero a último momento las autoridades porteñas decidieron hacerla en la Usina del Arte, en el barrio de La Boca. ¿La razón? La comitiva que llevaron Moyano y Barrionuevo era mayor de la que se había previsto.

“Pensamos que vendrían 10 sindicalistas y vinieron 42 secretarios generales”, contaron en el macrismo.

Al igual que en el plenario de Mar del Plata, ayer el colectivero Roberto Fernández, de la CGT oficial, acompañó a Moyano y a Barrionuevo. El maquinista Omar Maturano no estuvo, pero mandó a su segundo en La Fraternidad.

La comitiva gremial fue numerosa porque “en un momento en que estamos hablando de unidad en el movimiento obrero no se podía dejar a nadie afuera”, explicó Abel Frutos, secretario gremial de la CGT.

Un datito revela lo amigable del encuentro. Antes de que empezara la reunión, y mientras se le mostraba la Usina del Arte a los sindicalistas, el judicial Julio Piumato se acercó a un piano y ahí nomás se puso a tocar la marcha peronista.

“Siempre vamos a buscar que nos pongamos de acuerdo para que los argentinos podamos tener políticas de Estado a largo plazo en los temas más centrales, como el cuidado de la moneda”, dijo Macri al fin del encuentro.

La semana que viene Moyano y Barrionuevo se reunirán con el socialista Hermes Binner. ¿Y cuándo con Massa, Scioli y de la Sota?, lo consultó Clarín.

“Si no tienen interés en hablar con nosotros tampoco insistiremos”, dijo

Comentá la nota