Moyano y Micheli exigen que el sueldo mínimo suba a 5180 pesos

Excluidos del debate, los gremios opositores piden un alza del 80%; Cristina anunciaría cambios en Ganancias
Excluidos del Consejo del Salario, la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli fijarán hoy conjuntamente su postura: exigirán que el salario mínimo se eleve de 2875 a 5180 pesos y que la suba de los topes de las asignaciones familiares sea periódica y en torno a la inflación real.

Sus adversarios de las centrales oficialistas, quienes son reconocidos como los genuinos interlocutores del Gobierno, reclamaron, en cambio, elevar el sueldo básico a 3500 pesos y debatir sobre una reforma tributaria que incluya al impuesto a las ganancias. Participarán hoy del debate por la suba del salario mínimo, vital y móvil los representantes del Estado, las cámaras empresariales y los miembros de la CGT y la CTA aliadas.

Al filo de que comience a regir la prohibición de anuncios de Gobierno de alto impacto electoral por las elecciones primarias, la presidenta Cristina Kirchner le confirmó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que asistirá a la ceremonia de cierre, en la planta alta de Alem 650. Anoche, tanto gremialistas como empresarios, conjeturaban que la jefa del Estado podría anunciar, además de la suba del sueldo básico, alguna otra medida de impacto en el bolsillo de los trabajadores. Especulaban con posibles mejoras vinculadas a los beneficios de las asignaciones familiares o una medida relacionada con los topes del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias.

Moyano y Micheli escenificarán hoy nuevamente su alianza con una conferencia de prensa. En tándem, plantearán, además, que se fije una canasta básica de alimentos con valores reales y que el Consejo del Salario vuelva a ser un ámbito de discusión.

"[Néstor] Kirchner reflotó el Consejo para que se negocie el seguro de desempleo, el trabajo no registrado... Lo hizo con ese sentido. Pero esta señora [por la Presidenta] lo transformó en una reunión de amigos y lo utiliza como parte de su campaña electoral", protestó Micheli en diálogo con LA NACION. Y aventuró sobre un presunto acuerdo de antemano entre el ministro de Trabajo y los referentes de las centrales oficialistas: "Tomada ya tiene asegurado el salario mínimo en 3500 pesos. Lo arregló con [Antonio] Caló y [Hugo] Yasky. Pan con pan, comida de zonzos".

En la misma sintonía, Moyano le apuntó a la actitud disciplinada que mostrarán los gremios aliados en la mesa de negociación. "Será un decreto presidencial", dijo el jefe de los camioneros.

Después de exhibir su descontento por ser excluidos del Consejo del Salario, Moyano y Micheli avanzarán hoy en la organización de un paro nacional que prevén para después de las elecciones primarias del 11 de agosto. Ambos dirigentes dan por hecho que a una eventual huelga se sumarán gremios que están hoy alineados a las centrales oficialistas, como La Fraternidad y los colectiveros de la UTA, cuyos referentes, se reunirán el 1° de agosto con la cúpula de la CGT moyanista.

El gremialismo oficialista anticipó su postura previo a sentarse hoy en el Consejo del Salario. La CTA de Yasky y la CGT de Caló pedirán subir el salario mínimo a 3500 pesos. E intentarán reflotar asuntos que quedaron pendientes en 2012, como extender el haber mínimo a los empleados provinciales y municipales; elevar el seguro de desempleo [no se actualiza desde 2006] y ser convocados al Indec para revisar las mediciones de la canasta básica de alimentos y los informes sobre la inflación.

Desde el sector empresario son optimistas en alcanzar hoy un acuerdo. "No debería haber sobresaltos porque proyectamos lo mismo que en las paritarias", dijo Pedro Etcheberry, directivo de la Cámara Argentina de Comercio.

LOS FONDOS DE LA SALUD, EN LA MIRA

El jefe de bancada de la UCR en el Senado, José Cano (Tucumán), presentó ayer un pedido de informes al Ministerio de Salud sobre el destino de 16.000 millones de pesos del Fondo de Redistribución Social (FRS), adonde van todos los aportes de los trabajadores. La iniciativa del radical cuenta con el apoyo de la CGT..

Comentá la nota