Moyano mira hacia el sillón de la AFA y la sucesión de la CGT gana intensidad

Moyano mira hacia el sillón de la AFA y la sucesión de la CGT gana intensidad

Hoy la figura de un secretario general aventaja al triunvirato

Con tono más firme que en su discurso del viernes 29 en la movilización cegestista, Hugo Moyano aseveró que tal mandato sindical tendrá final de ciclo el 14 de julio como local en la CGT Azopardo. En la concentración obrera pasada lo ganó la emoción, incluso para pausar su oratoria y excusarse: “tenía tantas cosas que decir, algunas las dijeron mis compañeros”, resumió entre aplausos. Jornadas después tuvo tiempo para repasar los pasos por venir y consideró que cumplido el tercer mandato, “hay que dejar un poco a los jóvenes para que puedan cumplir una función importante”. Paladares aparte de neutrales o no, la palabra de Moyano gravita “en ejercicio del poder” o como referencia de análisis. El pasado balotaje deja esa precisión.

Ya algunos dirigentes sindicales están tentados a soñar una “sucesión”, para coronar a Facundo o Pablo. Fuera de la familia Moyano, deslumbrados con la presidencia en Independiente de Hugo y su eventual proyección a la AFA, en pulseada que definiría con Marcelo Tinelli, hay otros nombres que ni siquiera por ser “clásicos” pierden valoración. El primero es Juan Schmid, a cargo de la CATT, poderoso bloque de los transportistas, referente internacional y de notable diálogo con la Iglesia. El también jefe de Dragado, tuvo el orgullo de leer el documento de las “Centrales Unidas” en el acto del 29, con párrafos severos y una marca de agua. Schmid se encargó de dejar en claro que lo recuperado y obtenido de 2003 a 2015 no se resignará, con el documento en mano, y la mirada atenta a las reacciones de la multitud, en las pausas su lectura. Amplio respeto por fuera de la CGT Azopardo y rencillas dentro de esa casa, no menoscaban su palmarés y chances.

Otra alternativa la encarga Héctor Daer (Sanidad), de renombre entre los grupos clásicos del cegetismo y pergaminos actualizados desde su banca de diputados por el FR. Ese rol lo tuvo lejos de los grabadores o cámaras manteniendo postura ante cierta “tibieza” del massismo respecto a la Ley Antidespidos. “En lo que nos ponemos de acuerdo todos es que tenemos que cuidar a los trabajadores”, reseñó el simpatizante de Huracán. Otros pares, aclarando que los vincula la consideración pero sin llegar a la amistad, lo realzan como estratega, “paciente y puntual”.

“El Gobierno debería nutrirse un poco de política”, resumió días atrás respecto a la visión de la Casa Rosada ante temas como despidos, cesantías o voracidad sindical.

No falta quien vislumbre a Gerónimo Venegas (Uatre) para ser el elegido, en las ventajas está su llegada y ligazón a Cambiemos, que se vuelve alta contra entre un abanico de sindicatos.

Volviendo a poner en foco a los Moyano, en cuanto a Facundo, el diputado y titular de Peajes, entusiasma su alto perfi l dúctil, incluso como legislador crítico de los pasos que da el macrismo en perjuicio de los trabajadores. Confían en que la Juventud Sindical que lidera Facundo sobrevivió a los cismas de otras ramas juveniles, airosa.

Respecto a Pablo, el alto aval de los ultramoyanistas y pares del gremio de Camionero, eleva cotización. Fue Miguel Díaz (Udocba) el que tiempo atrás lo destacó como el heredero genuino, públicamente, aquel artículo en este diario generó revuelo.

La postdata es considerar que si el triuvirato, a la fecha, conservaba alguna posibilidad el desaire del 29/4 y fallido locro de Luis Barrionuevo con Mauricio Macri, dejó en saldo negativo al gastronómico. Por lo tanto la secretaría general unipersonal, pero buscando consesos parece ser el talle que deberá lucir el futuro titular de la reunificación.

Comentá la nota