Moyano negocia un bono y no iría al paro

Reclamó un plus salarial de $ 4500, pero está cerca de cerrar en $ 2500 con las empresas; resta definir si abarca a todos los afiliados o sólo a los de Capital y Gran Buenos Aires; presiona fuerte con la amenaza de huelga
in la mediación del Ministerio de Trabajo y en un encuentro furtivo, Hugo Moyano y la cúpula de la cámara empresaria que negocia las subas salariales de los camioneros avanzaron ayer en un principio de acuerdo para otorgar un bono de fin de año a los 200.000 afiliados que integran el sindicato que lidera el jefe de la CGT opositora.

Después de dos semanas de tensas negociaciones, la pulseada podría definirse mañana, cuando las autoridades gremiales y los empresarios vuelvan a estar cara a cara en la sede de Camioneros o en el Ministerio de Trabajo.

La cúpula de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) pule en secreto una oferta para otorgar como plus salarial ante la escalada inflacionaria. La cifra que se ofreció dista bastante de los 4500 pesos que exigió inicialmente Moyano. Se ofertó pagar $ 2500, pero únicamente a los afiliados de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Para el resto, la suma ofrecida fue de $ 1750. El sindicato descartó de plano este ofrecimiento.

Los empresarios tampoco garantizaron que el pago fuera en una cuota, como pidió el gremio, ni que pueda ser afrontado por igual por las 45 cámaras que integran la Fadeeac. Esto generó que algunas delegaciones estén cerrando un trato directamente con la empresa, sin el amparo de la cámara ni del Ministerio de Trabajo.

Ante esta situación, el sindicato convocó ayer de urgencia a una cumbre con todos sus secretarios generales para debatir los pasos a seguir. Encabezó esta reunión Pedro Mariani, el hombre que digita desde hace años las delegaciones sindicales en el interior. Resolvieron que el monto debe ser igual para todos los afiliados, según informaron desde el gremio a LA NACION.

A pesar de estas diferencias, las autoridades de la Fadeeac son optimistas en alcanzar un acuerdo y evitar que se extiendan las medidas de fuerza aisladas en los lugares de trabajo. "No hubo acuerdo y el viernes [por mañana] habrá una nueva reunión fuera del Ministerio de Trabajo. Hay diferencias con la cifra y la forma de pago, pero no estamos lejos", dijo a LA NACION Lucio Zemborain, asesor legal de la federación empresaria.

A modo de presión, Pablo Moyano, el número dos en el escalafón jerárquico de los camioneros, insistió ayer en que si no hay un acuerdo favorable propiciará una huelga de la actividad en todo el país, lo que podría afectar el suministro de combustible, de mercadería para los supermercados y la recolección de residuos.

"Le dimos un ultimátum hasta mañana [por hoy], y si no aparecen con una propuesta concreta para el pago del bono de fin año mañana [hoy] mismo les fijamos la fecha a un paro nacional", amenazó Pablo Moyano. Había lanzado advertencias similares la semana pasada, cuando la negociación se estancó en una de las sedes del Ministerio de Trabajo.

Desde 2009 que el gremio de Moyano acuerda un plus salarial a fin de año. A veces suele ser como un premio a la productividad, pero otras, como ahora, sería a modo de compensación por la inflación. En 2012, el bono fue de 1850 pesos. Este año sería de $ 2500.

PARO Y MARCHA DE ESTATALES

ATE, la CTA opositora y la Corriente Sindical Clasista marcharán hoy, a partir de las 15, del Congreso a la Plaza de Mayo para reclamar un bono de fin de año de $ 2000 y la reapertura de las paritarias para negociar aumentos como los que consiguieron las policías provinciales tras las revueltas de las últimas semanas. Será el cierre de una jornada de paro que tendrá rebote en el interior y el corolario de una semana de protestas de estatales en más de la mitad de las provincias..

Comentá la nota