Moyano negocia con Massa antes del 20

Moyano negocia con Massa antes del 20
ENCUENTRO ESTA SEMANA PREVIO A CUMBRE OPOSITORA
e al bloque del FR. Junto al canillita Omar Plaíni, formarán el bloque del CET y aguardarán el inicio de actividades en el Congreso para coordinar acciones con los legisladores que responden a Massa.

Moyano debió frenar el ímpetu de su hijo y convencerlo de que no sería beneficioso para el clan familiar la integración inmediata a la estructura de Massa, al menos sin incluir previamente una serie de condiciones de protagonismo compartido.

Con ese escenario en planes será decisiva la posible presencia del tigrense esta semana en el camping del gremio de los camioneros en la localidad de Sierra de los Padres, para el encuentro del CET organizado por Moyano. El armado quedó a cargo del también camionero Octavio Argüello, mano derecha del jefe de la CGT opositora en su armado político.

El gremialista opositor llegará a la reunión envalentonado. El viernes, tras un sinfín de idas y vueltas que consumieron los dos últimos años, concretó la cumbre con Barrionuevo en el hotel Sasso, de los gastronómicos, e incorporó a Roberto Fernández (colectiveros, UTA) y a Omar Maturano (maquinistas ferroviarios, La Fraternidad), dos dirigentes alineados por ahora en la CGT oficialista que lidera Antonio Caló.

Para el 20 de enero, el plan es más ambicioso: una suerte de congreso de gremios de la CGT opositora, de Moyano, y del sello Azul y Blanca, de Barrionuevo, junto con Fernández y Maturano y la posible inclusión de algún gremialista más de la central de Caló. Para ese mitin fueron invitados Massa, Scioli y De la Sota, con el alegado propósito de escuchar las propuestas para el campo laboral de quienes los sindicalistas visualizan como los principales candidatos del PJ.

Los planes de Moyano no se detienen ahí. Como adelantó este diario, su hijo Facundo está a cargo de cobijar a gremialistas de expresiones por fuera de las estructuras formales de la CGT. Los principales son el ferroviario Rubén Pollo Sobrero y el municipal jujeño Carlos Perro Santillán, y de ellos se espera la inclusión de otros sindicatos.

Ese armado de características tan heterogéneas le serviría, cree Moyano, para condicionar al Gobierno y sacarle concesiones que hasta ahora no quiso negociar ni con la CGT más oficialista. La mirada de todos está puesta en el inicio de la ronda de paritarias de este año, que empieza a conformar un piso de demandas del 30 por ciento.

Sobre ese punto, la CGT oficialista llamó la atención del Ejecutivo con el reclamo de adelantamiento del Consejo del Salario para fijar un nuevo piso cercano al 30% antes del inicio de las paritarias, a la inversa de todos los años.

Comentá la nota