Moyano ofrece "ayuda" al próximo presidente

 El jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano, ofrecerá ayuda al próximo Gobierno y se presentará como garante de la paz social en el acto que encabezará la semana que viene frente a la sede de la central obrera. En un tono extraño para el camionero, enviará una señal de conciliación a las futuras autoridades, sin olvidar cuestionamientos severos para Cristina de Kirchner y su equipo. 

El discurso de Moyano es parte de los últimos aprontes del movimiento obrero antes de la segunda vuelta electoral. En la convocatoria, que se hará el martes que viene en conmemoración por el Día del Militante peronista, el dirigente prometerá "no poner palos en la rueda" de la administración por venir y "acompañar en la difícil situación que deja el Gobierno actual, siempre y cuando nada vaya en desmedro de los trabajadores", dijeron en su entorno más próximo. 

Moyano no se pronunciará por un candidato del balotaje, una actitud que al menos en lo formal mantuvo desde el inicio de la campaña. Bastaron para eso las fotos que compartió con Mauricio Macri antes de la primera vuelta, aunque luego se ocupó de aclarar que no implicaban un apoyo al candidato de Cambiemos. De todos modos, el resultado sorpresivo a favor de Macri en esa instancia fortaleció la posición del camionero en la interna de la CGT y lo animó a retomar su perfil de garante de la paz social desde el sindicalismo peronista. 

No es el único gremialista que delineó sus pasos para los próximos días. Ayer, el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que coordina el taxista Omar Viviani y que tiene como referente al metalúrgico Antonio Caló, repartió entre los gremios que lo integran un millón de boletas del Frente para la Victoria a fin de distribuirlas entre los afiliados en las asambleas pautadas en los lugares de trabajo para publicitar la candidatura de Daniel Scioli, como había adelantado este diario. También, el sello resolvió ayer que sus dirigentes fiscalizarán el comicio el 22 de noviembre. 

En la misma línea que el MASA, Caló cerró ayer el Congreso anual de la Unión Obrera Metalúrgica, en Mar del Plata, con un llamado a los cuadros intermedios del sindicato a reforzar la campaña en las fábricas. Por la mañana estuvo en la convocatoria Julián Domínguez y por la tarde hicieron lo propio José "Pepe" Scioli y Sergio Berni. La dirigencia metalúrgica celebró, al final del congreso, el resultado de una encuesta entre los cerca de 600 delegados convocados: dijeron haber contado 591 votos para el FpV y apenas 9 para Macri.

Comentá la nota