La CGT de Moyano pide auditar la deuda externa

La CGT de Moyano pide auditar la deuda externa

Se propone verificar su legalidad y cuestiona las negociaciones con Chevron y los holdouts

En la víspera al tercer paro nacional que le activará a la gestión de Cristina Kirchner, la CGT opositora, que encabeza Hugo Moyano, reclamó a través de un documento la necesidad de una "auditoría profunda sobre la deuda externa en su totalidad".

El planteo fue impulsado por el dirigente judicial Julio Piumato, quien dijo que "el objetivo inmediato debe ser definir cuál es la deuda legítimamente exigible, diferenciándola de aquella que por sus raíces ilegales debería ser rechazada".

Anteayer, durante el plenario de las seccionales de la CGT, no se pasó por alto en el debate la pulseada que mantiene el Gobierno con los holdouts por el pago de la deuda. "El problema con el frente externo es ahora, pero el problema que planteamos con el paro es de vieja data. Nada tiene que ver el juez Griesa con los despidos y las suspensiones", dijo el portuario Juan Carlos Schmid, uno de los dirigentes que hizo referencia a la negociación con los fondos buitre.

En el documento de la CGT, que lleva las firmas de Moyano y Piumato, hay un párrafo con fuertes cuestionamientos al Gobierno por su manera de encarar la negociación. "... Sabemos cuánto se pagó. Pero seguimos sin saber a cuánto asciende la deuda y el porqué de las nuevas obligaciones contraídas. Vemos, además, cómo se elevan críticas a la voracidad de los buitres internacionales, mientras se siguen negociando contratos y deudas que replican los mismos mecanismos de entrega, mediante cláusulas secretas [por el acuerdo con Chevron por el yacimiento de Vaca Muerta], prórrogas de jurisdicción y condicionamiento de nuestra independencia económica...", dice un fragmento. Y continúa: "... Intentan volver al camino del endeudamiento, por eso llevan a cabo un ajuste sobre el consumo popular, sobre los salarios de los trabajadores y jubilados; por eso responden a la protesta con represión y se profundizan medidas financieras que sólo buscan obtener el superávit externo necesario para seguir pagando".

Durante la década de los 90, Moyano y Piumato, como miembros del Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA), se opuso por entonces a la privatización de las empresas públicas y al pago de la deuda externa. En el reciente documento, se trazan similitudes con aquella época y menciona "recetas que sólo profundizan la dependencia del poder financiero global".

En la vereda de enfrente, la CGT oficialista, que encabeza Antonio Caló, respaldó en todo momento la gestión del kirchnerismo, desde 2003 hasta la actualidad. Se divulgó un mensaje en "apoyo a las políticas de desendeudamiento aplicadas desde 2003 sin afectar la producción y el trabajo de los argentinos" y expresó el rechazo "hacia un sistema financiero que prioriza la especulación por sobre la producción".

Ayer, en tanto, Gerardo Martínez, jefe de la Uocra y hombre de peso en la CGT oficialista, presionó al Gobierno para que atienda el reclamo sobre el impuesto a las ganancias y sobre la inflación. "Estamos preocupados ante este proceso inflacionario porque esto generaría desocupación o una pérdida del salario real. Estos niveles de inflación hay que bajarlos", advirtió Martínez en declaraciones radiales..

Comentá la nota