Moyano ya plantea reunificar la CGT y alienta un encuentro con Caló

Moyano ya plantea reunificar la CGT y alienta un encuentro con Caló
Las dos centrales solo intercambiaron gestos, pero mantienen estrategias diferentes. Caló insiste con la idea de negociar con el Ejecutivo, mientras Moyano se endurece
ELIZABETH PEGER Buenos Aires

Por ahora son solo gestos, pero tanto entre los gremios oficialistas como en el sindicalismo opositor admiten que la falta de respuestas del Gobierno tarde o temprano los terminará unificando. Desde esa lógica y aún envalentonado por los efectos del paro del martes pasado, el propio Hugo Moyano consideró ayer como factible la alternativa de un acercamiento con los gremios enrolados en la CGT más afín a la Casa Rosada y hasta mencionó la posibilidad de un encuentro con su titular, Antonio Caló. “Es cuestión de tiempo”, razonó el camionero al ser consultado sobre un eventual diálogo con el dirigente metalúrgico. Y abundó: “Si (ellos) están dispuestos a decir que se ponen del lado del trabajador y terminamos con está perdida de tiempo, con este verso de postergar, no hay ningún problema”.

Moyano respondió así a las señales de acercamiento que, tras el paro, envió la semana pasada el jefe de la Uocra y referente de la CGT de Caló, Gerardo Martínez, quien advirtió que “muy pronto” la central obrera volverá a estar unificada porque comparten los mismos reclamos. Incluso, luego de los dichos de Martínez, el propio Caló reconoció no tener diferencias personales ni gremiales con el camionero.

Pese a esos gestos, dirigentes de las dos entidades sostienen que no habrá cambios en el corto plazo en relación con la estrategia de cada sector hacia el Gobierno. Mientras que desde el moyanismo están decididos a profundizar su perfil opositor y ya evalúan nuevas protestas, cerca de Caló insisten en la apuesta por la negociación con el Ejecutivo para destrabar los reclamos pendientes.

“Confiamos en que la Presidenta va a dar respuestas por Ganancias y asignaciones familiares antes de las paritarias”, afirmó un dirigente del sector. Y marcó diferencias con el camionero al advertir: “No vamos a pararnos políticamente en la vereda de enfrente al Gobierno ni a enmascarar un posicionamiento político detrás de reclamos sindicales justos”.

A la espera de alguna señal concreta de la Casa Rosada, la llamada “mesa chica” de la central que encabeza el metalúrgico se reunirá entre miércoles y jueves. Allí se evaluará el resultado de las negociaciones con la superintendenta de Salud, Liliana Korenfeld, por la nueva resolución para instrumentar los cambios en el sistema de reintegros a las obras sociales sindicales por los tratamientos médicos de alta complejidad. En paralelo, en la entidad aguardan por la convocatoria oficial para comenzar a discutir las modificaciones para reducir desde 2013 la carga del impuesto a las Ganancias sobre los salarios, como les prometió Cristina Fernández semanas atrás.

En tanto, Moyano reunirá mañana a su central obrera con el objetivo de realizar un balance del paro general de la semana pasada y comenzar a definir las próximas acciones del sector para redoblar la presión sobre el Ejecutivo respecto a los planteos por Ganancias y asignaciones familiares. Al respecto, el camionero volvió a cuestionar ayer las demoras del Gobierno y advirtió que “no puede ser que los problemas de la economía los paguen los trabajadores”. También insistió en sus críticas al anuncio presidencial sobre la excepción del medio aguinaldo de diciembre del pago de Ganancias al considerar que “no alcanza con eso porque le descuentan (a un empleado) los 12 meses del año”.

Comentá la nota