Moyano plantó a Macri por mandarle al Momo a sabotear la reunificación de las tres CGT

Moyano plantó a Macri por mandarle al Momo a sabotear la reunificación de las tres CGT

El Gobierno oficializó el pago de casi 30.000 millones adeudados a las obras sociales dentro otro lanzamiento. Estuvieron los "gordos" de las tres CGT, salvo el líder camionero y Schmidt, su delfín.

"Porque fortalecer la obra social es fortalecer la respuesta al trabajador" y eso "arranca con pagar estas deudas históricas que se arrastran de años (...) dijo el presidente Mauricio Macri, desde el Salón Blanco de la Casa Rosada para formalizar el pago de los 29.000 millones de pesos que el Estado le debe a las obras sociales sindicales. El pago es parte de una larga negociación que Macri mantuvo con distintos dirigentes cegetistas, pero uno de los principales negociadores de esa mesa, no estuvo esta tarde en la Casa de Gobierno para escuchar al mandatario celebrar que "si se le facilita la vida a la obra social se le facilita la vida al trabajador".

En la cita estuvieron casi todos: Antonio Caló (CGT Alsina), Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca), el titular del poderoso Sindicato de Empleados de Comercio Armando Cavallieri, el jefe del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingieri, el mandamás de la UOCRA, Gerardo Martínez y segundas líneas de una decena de gremios acreedores del Fondo Solidario de Redistribución. Sin embargo nada pudo eludir el sonoro faltazo del titular del gremio de Camioneros Hugo Moyano, que no fue de la partida, al igual que Juan Carlos Schmidt, jefe del gremio de Dragado y Balizamiento, y secretario general de la Confederación Argentina del Trabajadores del Transporte (CATT).

Moyano, además de ser el titular saliente de la CGT Azopardo, es el impulsor de la candidatura de Schmidt como "primur inter pares" de un triunvirato que podría ser la síntesis de la reunificación confederal y la fusión de las tres facciones cegetistas. El representante de los gremios del transporte estaría acompañado por Héctor Daer, titular del gremio de Sanidad y diputado nacional por el Frente Renovador (promovido por el metalúrgico Antonio Caló) yCarlos Acuña, sostenido por Luis Barrionuevo.

El anuncio presidencial de devolución de la deuda para las obras sociales se concretó tres días antes del plenario previsto para el viernes que viene, donde estarán presentes los secretarios generales de los gremios que intervienen en las tres fracciones confederales. Fuentes de las tres vertientes adjudicaron el faltazo de Moyano y Schmidt a la "autopreservación" para evitar que mostrarse con Macri sea piantavotos en vísperas de un poroteo clave, donde la Casa Rosada comenzó a jugar fuerte desde que Macri finalmente cumplió con una promesa de campaña que consistía en entregarle el control del famoso Fondo Solidario de Redistribución (FRS) a los gremios.

Cerca del líder camionero no descartaron su cuidado para no "quemarse" al lado de Macri, pero también apuntaron contra el ecretario de Interior de la CGT Azopardo y titular de la Unión Argentina de Trabajadores y Estibadores Rurales (UATRE), Gerónimo "Momo" Venegas, que estuvo junto a Macri en el acto central de la Sociedad Rural Argentina del domingo pasado. Este martes el "Momo" estuvo en la primera fila de sillas del Salón Blanco, y desde la semana pasada es señalado por el moyanismo como el hombre que intenta desarticular el triunvirato, junto a Omar Viviani, titular del Sindicato de Peones de Taxis que también impugnó el armado.

Por una razón o la otra, los principales referentes de la CGT Azopardo eligieron contestar con su ausencia ante el desenlace de una negociación que buscó cancelar esa deuda millonaria y que contó con el auspicio permanente de Moyano. En su lugar estuvo Omar Plaini, del Sindicato de Canillitas. El ex candidato de Francisco De Narvaez recalcó que venían "reclamando por los fondos de las obras sociales, que son fondos de los trabajadores desde hace muchísimos años".

La composición del pago aporta una dimensión de la negociación. Los casi 30.000 millones serán pagados del siguiente modo: "un total de 2.704 millones de pesos recaudados durante 2015 serán girados para el  pago de prestaciones de alto costo que se adeudaba". A ese pago en efectivo se sumarán "otros 8.000 millones de pesos que serán destinados a financiar el fortalecimiento de los hospitales públicos en el marco de la estrategia de la Cobertura Universal". Otros "4.500 millones de pesos se asignarán a la conformación del Fondo de Emergencia y Asistencia", que será un fideicomiso creado para "brindar asistencia financiera a obras sociales ante casos de  epidemias y para el desarrollo de programas de prevención o la atención de situaciones especiales".

Hasta ahí la mitad de la deuda. El otro 50%, como anticipó Letra P, son "14.000 millones de pesos colocados en bonos en pesos (Bonar 20) con amortización integral a su vencimiento, que permanecerán en custodia en el Banco Nación a nombre de la Superintendencia de Servicios de Salud", indicó la Presidencia en un comunicado.

Cavalieri también festejó porque "después de 10 años de discusión" le "dan la razón" a los gremios, pero vaticinó: "Nos van a devolver de la forma en que pueden porque, cosa que agarran, tienen una crisis y una deuda, entendemos y vamos a dar plazos para que cumplan", dijo el incombustible titular del gremio de Comercio para hablar de la "herencia recibida" y facturarle al kirchnerismo la deuda acumulada.

Según explicó Macri, delante de la vice Gabriela Michetti, "permitirá que alrededor de 15 millones de personas que carecen de obra social  puedan recibir atención  en el sistema público y acceder a descuentos en la compra de medicamentos con una credencial", en una formulación similar, pero de menores dimensiones, al plan que impulsó en la Ciudad llamado "red en todo estás vos".

Junto al presidente estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, el titular de la cartera de Salud Jorge Lemus, de Trabajo Jorge Triaca, de Interior Rogelio Frigerio y otros mandatarios provinciales que venían de reunirse para la otra gran foto política de la jornada, que fue la firma de un acuerdo marco para una ley de coparticipación.

Coment� la nota