Moyano prevé un paro de basureros

Amenazó con una protesta nacional si continúa el conflicto en Quilmes

Por Nicolas Balinotti |

Sin acuerdo con el municipio de Quilmes por el futuro laboral de los 130 barrenderos afiliados al gremio de los camioneros, que lidera Hugo Moyano, la protesta de los recolectores de residuos amenaza con extenderse a todo el país. Así lo advirtió ayer Pablo Moyano, el número dos en el escalafón jerárquico del sindicato y el hijo del líder de un sector de la CGT.

"Hay incertidumbre total. Quieren dejar a los barrenderos en la calle y sin trabajo. La Presidenta bajó línea a través de Julio De Vido [ministro de Planificación Federal] para que el barrido desaparezca. Son ajustes encubiertos y la idea es bajar los sueldos de los trabajadores", dijo Pablo Moyano al diario local El Sol de Quilmes.

Moyano anunció, además, que si no hay una solución "en los próximos días", activará una protesta de los camioneros en la sede del gobierno de Buenos Aires y en la Plaza de Mayo.

El intendente de Quilmes, el kirchnerista Francisco "Barba" Gutiérrez, está decidido a reducir los gastos en el servicio de recolección de basura. El funcionario, que además es un gremialista de peso en la UOM, prevé que el municipio contrate a menor costo a los trabajadores a cargo del barrido. Así, se ahorraría entre un 30 y un 35%, según precisó ante LA NACION.

Pero no será sencilla la reducción de los costos. En el nuevo proceso de licitación, la firma Covelia, a cargo del servicio hasta noviembre, ofertó anteayer 669.000.000 de pesos anuales para renovar el contrato. Es casi el doble de lo presupuestado por la comuna [372 millones].

La oferta de Covelia fue la única que se presentó en la licitación. La compañía, que es muy cercana a Moyano, incluyó en su propuesta reincorporar a los 130 barrenderos que están en conflicto desde hace tres días. El director de Covelia es Ricardo Rubén Depresbiteris, a quien la justicia suiza le bloqueó el año pasado US$ 1.870.000 de una cuenta bancaria, cuando había pedido un informe a la Argentina sobre las causas abiertas que podían llegar a tener Moyano y sus familiares directos.

Tras la decisión de Gutiérrez de municipalizar el servicio de barrido, los salarios de los trabajadores podrían disminuirse de 6000 a 1500 pesos, según informaron fuentes gremiales a LA NACION.

Por esta razón, y con el pedido de conservar la fuente laboral, los barrenderos acampan desde hace tres días en la sede del municipio quilmeño. Ayer, Pablo Moyano amenazó con extender a todo el país la protesta y convocar a un paro nacional de los recolectores de residuos.

En lo que va del año, Covelia y el gremio de los camioneros mantuvieron abiertos conflictos en Bahía Blanca y en el municipio bonaerense de Esteban Echeverría. Además, ya sufrió la cancelación del contrato en las comunas de Berazategui y en San Miguel..

Comentá la nota