Moyano quiere perforar el techo: reclama suba del 34%

Por: Mariano Martín

Hugo Moyano sorprendió ayer en el inicio de la paritaria de los camioneros con un reclamo de aumento salarial del 34 por ciento.

Los transportistas atinaron a ofertar una suba del 20% en tres cuotas, y alegaron atravesar inconvenientes de pérdida de rentabilidad en la actividad. La negociación de Moyano es la primera de un sindicato opositor al Gobierno de características estratégicas y con fuerte poder de movilización.

La primera audiencia en el Ministerio de Trabajo entre el gremio y la Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) fue breve, pero contundente. Cuando los dueños de camiones aguardaban una demanda del 30%, como el propio sindicato había dejado trascender, sus dirigentes subieron la apuesta. En la organización explicaron que la elevación del planteo tuvo que ver con el peso del Impuesto a las Ganancias en los salarios de los choferes.

La paritaria promete ser conflictiva. Moyano se propuso superar a su rival de la CGT oficialista, el metalúrgico Antonio Caló, y al resto de los dirigentes que integran esa central, que días atrás pactaron subas en el rango del 23 al 24 por ciento. Y el Gobierno ya dio a entender que no tolerará un incremento muy por encima de esos parámetros, para evitar un efecto contagio entre otros gremios con sus negociaciones pendientes.

En el medio, los empresarios no salían ayer de su asombro por el volumen del reclamo. Durante la audiencia en la cartera laboral intentaron explicar que en los últimos doce meses su situación financiera se agravó. Recordaron que el año pasado Cristina de Kirchner eliminó el Régimen de Fomento para la Profesionalización del Transporte (REFOP), un beneficio que les reintegraba el valor de los aportes patronales y que representaba cerca de 1.000 millones de pesos. También dijeron que en un año el gasoil subió su precio el 40 por ciento.

El encuentro arrancó a las 14 y careció de espectacularidad. Por Trabajo estuvo a cargo Marcos Ambruso, en tanto que por el gremio fueron los dirigentes Pedro Mariani, Marcelo Aparicio y Walter Anchava. No asistieron Hugo Moyano ni su hijo mayor, Pablo (visitó al papa Francisco en Roma), pero el apellido estuvo presente: en el equipo de abogados participó Hugo Antonio Moyano, otro vástago del líder camionero. La delegación empresaria estuvo a cargo del abogado Lucio Zemborain, de la Fadeeac.

La paritaria de los choferes inauguró la segunda etapa de la actual ronda de discusiones salariales. En Trabajo calcularon que durante la primera cerró acuerdos la mitad de los trabajadores comprendidos en convenios colectivos. Tras Moyano deberán negociar otros gremios opositores como los gastronómicos y los panaderos.

Comentá la nota