¿Por qué Moyano no reacciona ante los embates del Gobierno?

¿Por qué Moyano no reacciona ante los embates del Gobierno?

Los últimos episodios en la AFA inmovilizaron a Segura y Tapia. Las renuncias de Tinelli y sus laderos dejaron en jaque al líder camionero, que no muestra reacción. "Estamos en retirada", se resignan.

La que pasó fue una semana violenta en la Asociación del Fútbol Argentino, con la suspensión de las elecciones del 30 de junio a pedido de la Inspección General de Justicia, la amenaza con retirar a la Selección de la Copa América Centenario en Estados Unidos y la sorpresiva renuncia a su cargo de Marcelo Tinelli -con la declinación de su candidatura incluida-. Es sabido que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, no quiere a Hugo Moyano al frente de la casa madre del fútbol nacional y a través de su principal operador allí, el presidente de Boca, Daniel Angelici, está haciendo todo lo posible para desgastarlo e impedirle la llegada al sillón que ocupó Julio Grondona más de treinta años. Lo llamativo es cómo el presidente de Independiente no está siendo fiel a su estilo: no confronta con más ímpetu, parece entregado; está permitiendo que se le esfume su intención de gobernar. Los motivos detrás de su quietud.

En una de las últimas reuniones de Comité Ejecutivo en Ezeiza, y según cuentan fuentes presentes en aquel momento, Angelici se desbordó y sin ningún tipo de límite expuso a flor de piel toda la impunidad de la que parece gozar por ser la mano derecha de Macri en AFA: amenazó al bando opositor diciendo que todas las causas que tocan de cerca a ese grupo de dirigentes podrían avanzar en un abrir y cerrar de ojos. "Amenazó directamente con meter en cana a varios", le confesaron a Letra P.

En el círculo íntimo de Moyano comenzaron a revelar que algo parecido habría hecho Macri con el presidente del Rojo. Ni más ni menos, esta sería la principal razón por la cual el líder de la CGT Azopardo no ha mostrado reacción ante el embate que significó la suspensión de las elecciones por parte de la IGJ, el desembarco de los veedores del Gobierno, el virtual guiño a Macri del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y la renuncia de Tinelli.

"¿Por qué te creés que frenó el paro de la CGT?", insinuó un moyanista a este portal, al recordar que la central obrera decidió no acompañar la medida de fuerza de las dos CTA en respuesta al veto presidencial por la ley anti despidos.

"Macri está haciendo quedar a Moyano como un monigote, lo está destrozando y es raro, porque su fuerte fue siempre el 'no te metas con Moyano'", reflexionó con sorpresa un allegado al camionero. En este contexto, el bando comandado por el líder de la CGT y el presidente de Barracas Central, Claudio Chiqui Tapia, quedó inmóvil.

Si bien es cierto que Moyano pataleó a los micrófonos ni bien se conoció la noticia de la decisión de la IGJ de suspender los comicios, fue simplemente eso, una respuesta tenue para los medios, una puesta en escena para disimular su desconcierto. El "paramos el fútbol" no fue más que un titular pasajero en los portales de noticias. Es más, dentro de ese bando quedaron disconformes con las cartas que le enviaron a Infantino para quejarse por la maniobra de Tinelli, Angelici y cía. "Lo de las cartas fue muy light en comparación a lo que nos hicieron", reprochó un moyanista. Luis Segura ni siquiera firmó.

Tapia está en Estados Unidos acompañando a la Selección en la Copa América Centenario. La estrategia moyanista tal vez se reactive con su vuelta, en los próximos días, aunque no tienen en claro cómo contraatacar. Hasta hace poco estaban tratando de coordinar una reunión entre él e Infantino, pero no se va a dar.

Ya están todas las piezas movidas y hay aroma a jaque mate. La declinación de la candidatura de Tinelli y la intención de dejar a la AFA acéfala con renuncias masivas es un golpe más. "Ya parece que no hay códigos por parte de nadie", aseguró un conocedor de los pasillos de Viamonte. La disputa de poder pasó todas las barreras.

Coment� la nota