Moyano recrea su poder gremial en el transporte y se hace fuerte en Aerolíneas

Moyano recrea su poder gremial en el transporte y se hace fuerte en Aerolíneas
El avance moyanista en la compañía se produce en medio de la presión gremial por reabrir la paritaria. También se acerca a La Fraternidad y la UTA, dos gremios enojados con CFK
De a poco, Hugo Moyano comenzó a capitalizar con éxito el creciente descontento sindical con la falta de respuestas de la administración de Cristina Fernández a los principales reclamos gremiales. El plan del líder camionero y jefe de la CGT opositora apunta centralmente a recomponer su poder de fuego en el transporte, y por eso en las últimas semanas sus esfuerzos se concentraron en intentar sumar a aquellos gremios que por distintas circunstancias mantuvieron duros enfrentamientos con el Gobierno.

En esa apuesta el últimos viernes Moyano dio un paso decisivo. El dirigente Juan Pablo Brey, candidato apadrinado por Facundo Moyano a través de la Juventud Sindical, se convirtió en el nuevo titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), tras derrotar en las elecciones internas del gremio a la lista del sector que comanda el sindicato desde hace más de 20 años, de reconocida cercanía con la Casa Rosada Con el triunfo de Brey, el camionero logró recuperar terreno en la interna gremial de Aerolíneas Argentinas, que ahora quedó dividido entre un sector alineado con el kirchnerismo (APA, y los pilotos de APLA y UALA), y el trío moyanista que componen Aeronavegantes, Upsa y los técnicos de APTA.

El avance moyanista tiene lugar, además, en momentos en que los gremios aeronáuticos comenzaron a presionar a la cúpula de Aerolíneas, que lidera Mariano Recalde, por la reapertura de la paritaria del sector, situación que amenaza derivar en un escenario conflictivo en los meses previos a las elecciones de octubre. El año pasado los sindicatos acordaron con la empresa aérea un aumento de 36% por 18 meses, que aún está vigente, pero “ante el aumento de la inflación se está forzando una renegociación porque esos números hoy no cierran”, advirtieron voceros gremiales.

En paralelo, Moyano retomó los contactos con los líderes de los gremios de la UTA y La Fraternidad, Roberto Fernández y Omar Maturano, que forman parte de la CGT oficial de Antonio Caló, a quienes expresó su solidaridad en medio de las disputas de ambos dirigentes con el Gobierno. Su intención es aprovechar el malestar de Fernández y Maturano con las políticas de transporte del Ejecutivo, y tratar de lograr su adhesión a la convocatoria a un paro nacional que el moyanismo prevé concretar después de las primarias de agosto, en reclamo por la suma del mínimo no imponible de Ganancias y la universalización de las asignaciones familiares.

Comentá la nota