Moyano recupera el control de los gremios del transporte

La CATT seguirá al mando de Schmid, aliado del camionero; los sindicatos que se alejaron en 2013 se reincorporarían; planean protestas por Ganancias

Como podría suceder con la CGT en los próximos meses, la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) avanza firme hacia su reu-nificación después de la fractura de 2013, cuando el kirchnerismo intervino para neutralizar el poder de Hugo Moyano, que por entonces controlaba con puño de acero a los transportistas.

La cúpula de la CATT dispuso ayer que el 27 de mayo próximo se renovarán las autoridades. Es casi un hecho que el moyanista Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) continúe como líder de la alianza. Pero lo que sucederá en verdad será la normalización de la confederación, a la que regresarán casi todos los 16 gremios que se fueron a la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (Ugatt).

La Ugatt supo ser la contraparte que ideó el ministro de Planificación Federal kirchnerista, Julio De Vido, y que estuvo liderada por el ferroviario Omar Maturano y el taxista Omar Viviani. Maturano es hoy uno de los referentes de la renovada versión de la CATT y Viviani ya habría tendido puentes con Schmid para conversar sobre su posible regreso.

El curso que pueda adquirir el proceso de los transportistas será seguido de cerca por todo el universo gremial. Sería como un primer paso para unir el rompecabezas de la CGT, que está hoy dividida en tres sectores y que prevé su reunificación para octubre. En ese ajedrez, Moyano también talla con un rol protagónico: encabeza una tropa numerosa de aliados, ocupa desde 2004 la sede cegetista de Azopardo 802 y actualmente es el interlocutor gremial que privilegia el presidente Mauricio Macri.

Schmid fue ayer el que lideró la reunión de los transportistas. Definidas las charlas burocráticas sobre los congresales y las elecciones internas del 27 de mayo, dio detalles sobre el curso de las negociaciones con el Gobierno por las modificaciones del impuesto a las ganancias. "Se ha respondido con prontitud a la agenda de los grupos económicos más poderosos y a los reclamos de los fondos buitre, anticipando que «volver al mundo» tendrá un costo muy alto para todo el pueblo argentino. Ésas no son buenas noticias para los trabajadores", rompió el hielo el portuario.

De inmediato, Maturano, que estaba a su lado, dio una suerte de ultimátum: "Abril es el límite. Si no cambian para entonces las escalas de Ganancias empezaremos con las asambleas, los paros y las movilizaciones. Hay que eliminar el impuesto al trabajo".

Nadie se opuso ni adhirió a la idea de Maturano. Aunque sorprendió Facundo Moyano, que intervino para sugerir que dejaran de reclamar por la eliminación de Ganancias porque eso era algo poco probable con el actual Gobierno. "Tal vez un primer paso que tenemos que dar es pelear para que eximan del impuesto los pagos por productividad, las horas extras y los viáticos", dijo el hijo del jefe camionero y líder del gremio de peajes, según reconstruyó LA NACION a partir de dos testigos de la reunión.

Como una señal para los gremios del sector que aún dudan en regresar a la CATT, se acordó un documento en el que se reclama "la urgente normalización" del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU). El SOMU fue intervenido el mes pasado tras una decisión del juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que investiga a la cúpula del gremio, sobre todo a su ex jefe, Omar "Caballo" Suárez, por bloquear los puertos y por una serie de maniobras supuestamente ilícitas.

El respaldo a Suárez podría ser la llave para tender puentes con Capitanes de Ultramar, el otro gremio marítimo que aún no definió su vuelta a la CATT. Tampoco resolvió su futuro la Unión Ferroviaria, el único sindicato que oficializó por escrito su salida de la agrupación de transportistas.

Tierra del Fuego: no hay clases y sigue la tensión

El conflicto entre los empleados públicos y el gobierno de Tierra del Fuego sumó ayer un nuevo capítulo. Aunque la administración de Rosana Bertone aceptó discutir el recorte salarial de hasta 8% y el aumento de la edad jubilatoria que dispuso hace dos meses, citó a los estatales recién para el jueves próximo, con lo que disparó la resistencia gremial.

Desde anteanoche, alrededor de 30 dirigentes mantienen tomado el anexo de la Legislatura y decenas de estatales protestan frente al edificio.

Además, las clases todavía no empezaron y también hoy habrá paro. Bertone dijo que no puede pagar aumentos y los gremios exigen una suba de 50%. La discusión se retomará recién el jueves. Hoy, docentes, estatales y bancarios marcharán a la Casa de Gobierno.

Comentá la nota