Moyano retoma paritaria, con amenaza de paros sorpresa

Con la amenaza de poner en marcha un plan de lucha en toda la actividad si no reciben respuestas que atiendan su reclamo salarial, el sindicato de Camioneros, que lidera el jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano, retomará hoy la negociación paritaria con la representación empresaria del transporte de cargas en la que presiona por un aumento del 40%. 

El nuevo encuentro entre los representantes del gremio y las autoridades de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), el tercero desde el comienzo de las discusiones, tendrá lugar a partir de las 10 en la sede de la Dirección de Relaciones Laborales de la cartera que encabeza Carlos Tomada.

En la última audiencia entre las partes, realizada la semana pasada, Camioneros rechazó en forma terminante la propuesta empresaria de un incremento salarial escalonado del 26% e insistió en su pretensión original de una mejora del 40%. El gremio dispuso, además, el inicio de asambleas y un quite de colaboración en las empresas y advirtió con lanzar paros sorpresivos en las distintas ramas de la actividad si no logra un rápido entendimiento.

Ayer, en la previa al encuentro, Pablo Moyano, hijo del jefe cegetista y número dos del gremio, renovó la amenaza. “Mañana (por hoy) se reinician las se inician las asambleas en los lugares de trabajo y movilizaremos a los delegados para la reunión con las patronales”, indicó, antes de agregar que tras el encuentro con la cámara empresaria “se anunciarán las medidas de fuerza” que pondrá en marcha el gremio si no hay acuerdo.

En principio, en Camioneros evalúan la alternativa de paralizar la distribución de combustibles durante el próximo fin de semana largo, y no descartan la posibilidad de extender las medidas a otras ramas del sector, como la recolección de residuos, transporte de alimentos, correos y caudales y la distribución de diarios y revistas.

Además del incremento salarial del 40%, el sindicato reclama un pago especial por “profesionalidad” para la categoría de choferes, que supone un aumento adicional del 20%, que es rechazado por las empresas.

Comentá la nota