La CGT de Moyano se reúne para analizar medidas de fuerza

Con la mira puesta en las negociaciones paritarias, la central sindical opositora define los pasos a seguir en la pulseada con el Gobierno. Pedirán aumentos de entre 25% y 30%. Se especula con un paro general para marzo.
La CGT de Hugo Moyano realiza esta tarde la primera reunión del año para insistir con sus reclamos de una base del 25 por ciento de aumento salarial en paritarias y aumentar el piso para tributar en el Impuesto a las Ganancias.

"Se analizará a fondo una salida al tope de las asignaciones familiares vigente, la necesidad de elevar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y la marcha de las negociaciones paritarias de los gremios", informó el titular del gremio de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid.

En el entorno del camionero ya empiezan a deslizar de una protesta para el mes de marzo, aunque todavía no sería anunciada hasta tener el respaldo con las CTA de Pablo Michelli, la CGT de Luis Barrionuevo, y otros aliados como la Federación Agraria de Eduardo Buzzi.

Dos de los referentes de la central ya dejaron en claro que no tendrán en cuenta el tope del 20 por ciento que intenta imponer la Casa Rosada y avanzarán con pedidos mucho más altos.

El secretario general de UATRE, Gerónimo "Momo" Venegas habló en la previa de un aumento de "un 29 o 30 por ciento". "Sabemos que la inflación es del 26 o 27 por ciento y siempre hay que discutir uno o dos puntos por encima", recalcó.

Ayer, el secretario general del gremio de los Judiciales, Julio Piumato, afirmó que las subas salariales "no pueden estar por debajo del 25 por ciento". Además, opinó que "la actualización del impuesto a las Ganancias deberá ser significativa" para evitar que más trabajadores deban pagarlo.

"Creemos que para escaparle a la inflación el aumento no puede estar por debajo del 25 por ciento. Aun cuando no se sabe qué va a pasar este año y hasta dónde va a llegar la incidencia de los tarifazos que se están dando y que amenazan con seguir a lo largo de todo el año", enfatizó.

Con esa declaración dejó abierta la puerta para que la central reclame una nueva negociación salarial antes de fin de año, algo que fue tajantemente rechazado por el Gobierno Nacional y la Unión Industrial Argentina.

Comentá la nota