Sin mozos hasta la medianoche

La medida de fuerza se definió luego del fracaso de las negociaciones salariales. Los empresarios ofrecieron un aumento escalonado del 30 por ciento, mientras que empleados de bares y restaurantes exigen una suba del 40 por ciento.
Los trabajadores gastronómicos de Rosario decieron para hoy un paro entre las 6 y las 24. Es en el marco del reclamo del sindicato del sector que exige a las cámaras del sector un aumento salarial del 40 por ciento. Además realizarán movilizaciones a los locales que contraten personal extra para cubrir tareas.

La medida de fuerza se inicia justo el primer día del fin de semana largo, cuando se espera la llegada de turistas por los festejos del Día de la Bandera.

La huelga se definió en la seccional Rosario del gremio luego del fracaso de las negociaciones salariales con las cámaras del sector. Los empresarios ofrecieron un aumento escalonado del 30 por ciento, mientras que los empleados de bares, restaurantes y comercios del rubro exigen una suba del 40 por ciento.

El secretario gremial local de los gastronómicos, Sergio Ricúpero, explicó que además del paro se llevarán a cabo movilizaciones frente a los locales "donde se contrate personal en negro" para cubrir las tareas de los empleados que hacen huelga.

Además, explicó que varias seccionales del país realizarán medidas de fuerza por la falta de acuerdo en las negociaciones salariales.

Por su parte el secretario general del gremio Mario Di Renzo, explicó que "el acuerdo salarial del año pasado venció, hubo dos conciliaciones obligatorias y no se llegó a un nuevo acuerdo".

El representante de los trabajadores agregó que la actividad "está trabajando bien como para afrontar un aumento salarial".

Según datos de Di Renzo, en la ciudad de Rosario hay unos 13 mil trabajadores en la gastronomía y remarcó que las categorías más bajas cobran salarios de 1680 pesos.

Ese dato, fue refutado luego por el titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica, Alfredo Angiulli, quien explicó que "el costo operativo de la mano de obra representa para el rubro entre el 30 y el 40 por ciento de los gastos totales y por lo tanto un aumento debería trasladarse a los precios al consumidor".

Angiulli también sostuvo que no sería la primera vez que se realiza un paro en un fin de semana largo y dijo que en otras oportunidades "se trabajó como se pudo". Recordó que muchos locales dependen de la atención familiar o pueden encontrar una alternativa para no dejar de atender la llegada de turistas.

Y en este sentido reconoció que "en promedio, los hoteles de la ciudad cuentan con un 70 por ciento de reservas, variando según el segmento, pero con la demanda concentrada en los días sábado y domingo".

El hotelero no fue el único sector empresario que rechazó el aumento exigido. También los representantes de los casinos hicieron oír su voz. Héctor Lima, presidente del Casino Victoria, afirmó que un incremento de ese tenor sería inviable. "Es un monto imposible de afrontar en forma inmediata", dijo.

Comentá la nota