Mujeres petroleras acusaron a los hombres de no tener pantalones

Mujeres petroleras acusaron a los hombres de no tener pantalones
Alrededor de medio centenar de mujeres afiliadas al sindicato de petroleros de base de Santa Cruz fueron ayer por la tarde las principales protagonistas en la asamblea autoconvocada en el acceso a Cañadón Seco para volver a exigir que cese la intervención de la Federación y que se llame a elecciones para normalizar el gremio de casi once mil afiliados.
La reunión en una explanada al aire libre, a la vera de la ruta 12, estaba prevista para las 15, pero su comienzo se demoró más de una hora a la espera de que llegaran más trabajadores. Finalmente, comenzó con apenas algo más de 300 que desempeñan tareas en instalaciones o yacimientos cercanos a Caleta Olivia, Cañadón Seco, Pico Truncado, Las Heras e incluso Río Gallegos. Este último grupo estuvo liderado por Luis Cárdenas, quien en su momento estuviera vinculado al destituido secretario general Héctor Segovia.

Cabe recordar que el gremio se encuentra intervenido desde el 25 de abril de 2011por disposición de un juzgado de instrucción de Caleta Olivia, que derivó las actuaciones al Ministerio de Trabajo de la Nación.

A su vez, la cartera de Carlos Tomada autorizó a la Federación de Petróleo, Gas Privado y Biocombustibles, que dirige Alberto Roberti, para que se haga cargo, habiendo designado a Carlos Flaquier al frente de la conducción de este sindicato.

A esta instancia se llegó luego de una feroz interna que derrocó a Segovia y aunque más tarde cientos de trabajadores volvieron a imponerlo como dirigente, legalmente no fue reconocido ya que la recuperación del sindicato fue efímera. Finalmente la huelga que se lanzó derivó en un fracaso y su consecuente alejamiento definitivo del plano gremial.

PUEDE DEFINIR UNA

CAMARA FEDERAL

En la asamblea de campo estuvo presente el apoderado legal de los autoconvocados, Walter Chiara, quien informó sucintamente de las presentaciones de dos expedientes avalados por 1.700 firmas de petroleros ante la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, por los cuales se pide ordenar al Ministerio de Trabajo de la Nación que llame a elecciones en el gremio intervenido, conforme al artículo 37 de la Ley de Asociaciones Sindicales (Nº 23.551).

El abogado dijo que, en base a que una Fiscalía de esa misma Cámara no habría puesto objeciones, es probable que en pocos días más se emita una resolución y se dé un plazo de diez días para conformar una junta electoral.

La lista de oradores no fue muy extensa pero tuvo condimentos diametralmente opuestos a lo que otrora sucedía en este ámbito gremial.

El delegado de Lufkin, Juan Carabajal, quien fue uno de los principales convocantes de la asamblea, vociferó su indignación por la escasa concurrencia de afiliados, señalando que muchos prefirieron irse a pescar sin importarles el destino del sindicato.

Pero los discursos más llamativos surgieron de dos mujeres afiliadas que a los gritos cuestionaron la hombría de muchos operarios.

A modo de ejemplo, Elcira Zurita, quien desempeña funciones en yacimientos de la Cuenca Austral, dijo abiertamente que “parece que los hombres no tienen pelotas”, en tanto que la caletense Mariela Villarreta acusó a los ausentes de “no tener pantalones” y “parece ser que están conformes con la Federación”.

Comentá la nota