Una multitud manifestó su reclamo

En el marco de una medida de protesta, ayer, alrededor de las 11:00, integrantes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y del Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF) se concentraron en la rotonda ubicada entre la avenida San Martín y la Ruta 3 de Río Grande. Convocaron cerca de 3 mil trabajadores que se movilizaron hasta el centro de la ciudad en reclamo al Gobierno provincial. En este sentido, el representante de la UOM cargó contra «la mentira de Ríos y de los legisladores, que con esta tarifaria metió la mano al bolsillo de los trabajadores».
RIO GRANDE.- Cerca de 3 mil trabajadores metalúrgicos y de la educación marcharon ayer por las calles de Río Grande en reclamo de mejoras salariales y laborales. La concentración fue iniciada por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y el Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF) en la rotonda de la Plaza de las Américas. La multitud se movilizó -llegado el mediodía- hasta la zona céntrica, oportunidad en que los dirigentes gremiales tuvieron la palabra.

Cabe recordar que ayer los trabajadores de la UOM se adhirieron a un paro provincial de 24 horas, por lo que se paralizaron la mayoría de las industrias fueguinas. En la movilización se destacó la presencia de las fábricas Brigthstar y BGH, donde son más altos los niveles de empleados.

El motivo de la medida se debió a la falta de avances en el marco de las reuniones paritarias con las empresas radicadas en Tierra del Fuego, al pedido de mejores condiciones de trabajo, de efectivizaciones de contratos, y por la situación de la planta FAMAR.

En la protesta, el secretario general de la UOM, Oscar Martínez, confirmó que durante todos los turnos se paralizaron las tareas en las empresas.

«Hoy en Tierra del Fuego no se movilizó una sola línea ni se colocó un solo tornillo», dijo el Secretario, respecto al paro.

Además, expresó la oposición del sector metalúrgico hacia el Gobierno de la gobernadora Fabiana Ríos y los legisladores de la Provincia que aprobaron la reforma tarifaria en diciembre de 2012.

«Finalmente pasa hoy lo que veníamos advirtiendo, este Gobierno de Ríos y los legisladores dijeron que esta tarifaria iba a apuntar a los sectores de mayor recaudación y hoy vemos que se generalizó con este impuesto, que llegó a meter la mano en el bolsillo de todos los trabajadores, como habíamos dicho que iba a pasar», dijo Oscar Martínez.

Además, apuntó a la situación de los trabajadores de FAMAR que no fueron reincorporados en sus puestos laborales.

«Tenemos la firme decisión de seguir reclamando por la continuidad laboral de la totalidad de los compañeros de FAMAR. Acá estamos todos por la defensa de aquellos trabajadores hasta las últimas consecuencias», expresó el representante gremial.

Martínez recibió pleno acompañamiento de los manifestantes al afirmar que las medidas de lucha continuarán para exigir que se cumplan los derechos de los metalúrgicos y de los docentes.

«Siempre hemos demostrado, como organización, que somos capaces de luchar solidariamente al lado de cualquier trabajador que reclame por sus derechos, sea del sector que sea. La UOM tiene el compromiso y la decisión de seguir reclamando por la renuncia de estas ratas inmundas», dijo el líder metalúrgico, refiriéndose nuevamente a la Gobernadora y a los legisladores

En este sentido, advirtió la posibilidad de dirigirse a las viviendas de los legisladores con la intención de escracharlos públicamente.

En la convocatoria también participó el SUTEF. Quienes lo integran decidieron en una asamblea del miércoles que formarían parte del masivo encuentro, por lo que algunos docentes adoptaron la herramienta de «desobligación» para sumarse a la medida.

Por otro lado, ese mismo día, la UOM había acordado con las autoridades municipales de Tránsito el corte de la ruta nacional N° 3 y de la avenida San Martín, por la que se dirigiría la movilización.

Piquetes en las fábricas

La Unión Obrera Metalúrgica dio orden de comenzar durante la madrugada de ayer el paro y reclamo en los ingresos de las plantas.

En horas de la medianoche, en diferentes zonas industriales, se podían comprobar ruidos de redoblantes, humo y pallets que interrumpían las puertas de cada empresa. Estos «piquetes» dieron inicio al paro de 24 horas.

Comentá la nota