Los municipales abren una tregua para volver a discutir salarios

La Festram aceptó la conciliación pero reclamará la urgente reactivación de las paritarias. Delegados gremiales irán hoy a la reunión prevista en el Ministerio de Trabajo.
Los intendentes y jefes comunales tendrán una tregua de siete días para discutir salarios con sus empleados, según resolvió ayer el plenario de la Federación Santafesina de Trabajadores Municipales (Festram). El sector decidió acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo provincial, pero condicionando la duración de la misma hasta el lunes próximo. Si antes no hay acuerdo, advirtieron, volverán los paros.

En la práctica, esto significa que los delegados de la Festram concurrirán hoy al mediodía a la reunión pautada en la sede de Trabajo, garantizando una semana sin medidas de fuerza, para solicitar que se convoque nuevamente a la discusión en paritarias.

El plazo propuesto por los sindicatos resulta sensiblemente menor a los diez días hábiles dispuestos por la cartera laboral al momento de dictar la conciliación, el miércoles pasado.

"Concretamente, lo que vamos a plantear es que se reduzcan los tiempos para volver a la negociación paritaria, ya que no queremos dilatar la discusión salarial", explicó el titular de la Festram, Claudio Leoni.

Luego, el dirigente advirtió: "Si no es posible avanzar esta semana con las negociaciones, estamos facultados por el plenario a no aceptar la conciliación". Lo que significaría nuevas medidas de fuerza para los próximos días.

Es que la intención de los gremios es la de llegar a un acuerdo salarial que los trabajadores puedan recibir a partir del mes próximo, por lo cual Leoni advirtió que "no se puede estirar la conciliación fuera de los plazos que da la liquidación de los sueldos de marzo".

Acercar posiciones. La última oferta salarial presentada por los intendentes y jefes comunales fue de aumento del 23 por ciento, que se haría efectivo en etapas entre marzo y agosto.

Un porcentaje rechazado por los gremios con un paro que se extendió entre el miércoles y el viernes pasado. Medida que cosechó un alto acatamiento en toda la provincia.

Si bien el plenario de los 42 secretarios generales de los gremios volvió a considerar que las administraciones comunales e intendencias están en condiciones de mejorar la oferta (ver aparte), se arribó a un acuerdo para bajar las pretensiones iniciales del sector (29 por ciento) a un 25 por ciento de aumento.

"Tenemos claro que hay que superar el 23 por ciento ofrecido y que podemos conversar desde un 25 por ciento, pero arrancando de un porcentaje alto en marzo y que el acuerdo no termine en agosto o septiembre, como nos vienen ofreciendo", sostuvo el secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario, Antonio Ratner.

De todos modos, aclaró el dirigente, "esto deberá discutirse en paritarias". Tras lo cual advirtió que, "de no haber un acuerdo esta semana, la próxima volverían las medidas de fuerza".

Colas y largas esperas para completar trámites

Los centros municipales de distrito fueron caja de resonancia ayer del regreso a la actividad de los trabajadores luego de tres días de paro. Con una cantidad de visitas que superó en hasta un 30 por ciento las consultas habituales, las oficinas trabajaron más exigidas aunque sin registrar desbordes. Los trámites más requeridos fueron los turnos para renovar el carné de conductor y el pago de multas, lo que demandó una dosis de paciencia por parte del público que, en algunos casos, llegó a esperar hasta dos horas para ser atendido.

La pausa de 72 horas de la semana pasada también impactó en la salud pública: se reprogramaron unos 6 mil turnos y 70 cirugías.

“Comenzamos la semana pasada a trabajar con las direcciones de los hospitales y centros asistenciales para agendar las consultas más prioritarias y favorecer los encuentros entre médicos y especialistas para evitar que la población se traslade. Sobre las cirugías, el concepto es priorizar las listas de espera en función del diagnóstico y la necesidad, si bien ninguna urgente fue interrumpida”, explicó Leonardo Caruana, subsecretario de Salud municipal.

En tanto, los que tenían turno para tramitar la licencia de conducir en días de paro acudieron ayer para hacerlo valer, pero obtuvieron una nueva fecha, en general para dentro de un mes.

“Se están reprogramando los turnos de exámenes teóricos de esta semana y los prácticos para los últimos días de marzo. Concentramos muchas personas y, para atenderlas, ampliamos el horario de 7.30 a 17”, dijo el director de Tránsito, Henry Fabro.

Los centros de distrito registraron de 100 a 300 consultas más que las habituales, aunque la atención transcurrió con normalidad. Uno de los más poblados fue el Oeste, donde se otorgaron 800 turnos contra los 600 usuales. “Estoy esperando desde las 9. Avanzan muy lento”, se quejó entre el público María, una vecina de Avellaneda al 4300.

“Se esperaba más público. En general, la gente comprendió y fue paciente”, dijo una empleada del Distrito Centro, donde emitieron 1.200 turnos cuando en un día normal entregan alrededor de 1.000. No se advirtió aglomeración de personas en los pasillos, aunque los trámites más requeridos sufrieron demoras.

En Villa Hortensia atendieron a un 30 por ciento más de ciudadanos que lo usual. Y por las oficinas y el Banco Municipal del centro de Rosario pasaron alrededor de 1.300 personas. En el Distrito Sudoeste la prioridad fue la reprogramación de los turnos para la licencia de conducir.

El gran debate

“La coparticipación interanual a municipios, de enero a enero, creció el 28 por ciento. En febrero, los montos de la coparticipación provincial y nacional fueron un 30% más que el año pasado y también fue récord el patentamiento de vehículos. Si los intendentes no tienen plata, es porque gastaron mal. Es la gran discusión y los trabajadores no tenemos la culpa”, advirtió ayer el titular de la Festram, Claudio Leoni.

Comentá la nota